Luis Salaya apoya a la hostelería en su petición de una hoja de ruta para la reapertura
El alcalde de Cáceres recibe a los hosteleros para escuchar sus reivindicaciones - AYUNTAMIENTO DE CÁCERES

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, considera «muy necesario» fijar «líneas claras» para dar «certezas» al sector de la hostelería de cara a la futura reapertura de sus negocios. Además, ha augurado que si se mantiene la tendencia a la baja de los contagios por coronavirus «muy pronto» podrán reabrirse los bares y restaurantes.

Si esta tendencia se confirma, opina que se podrá tener la hostelería abierta «con todas las medidas de seguridad», ya que comprende que Cáceres empieza a estar en unas cifras en las que se debería pensar en una apertura a «corto plazo».

Con respecto a las protestas que el sector de la hostelería protagonizó en la jornada de ayer en Cáceres y las principales ciudades de la región y la decisión del Consejo de Gobierno de que permanezcan cerrados los negocios al menos una semana más, el alcalde cacereño ha reiterado en que los cierres de negocios «son muy duros» pero ha pedido que «no se frivolice» con este asunto porque gracias a las restricciones la ciudad tenga «menos de un tercio de la incidencia que tenía hace solo unas semanas».

Sin embargo, ha señalado que «comparte» con los hosteleros la petición de que se marque una hoja de ruta porque cree que «hay que mantener criterios sólidos y objetivos» a la hora de tomar decisiones. En esta línea, ha puntualizado que las cifras de contagios fluctúan mucho en varias semanas, y ha defendido que la Junta de Extremadura toma sus decisiones en base a criterios «muy claros».

«Pero también es muy importante que seamos capaces de comunicar esos criterios y que los conozca todo el mundo para dar certidumbre», ha declarado.

El alcalde ha realizado también un acto de autocrítica reconociendo que «las cosas se pueden hacer mejor» pero, seguidamente, ha defendido las restricciones adoptadas por la Junta de Extremadura porque «las medidas salvan muchas vidas», ha reiterado este jueves a preguntas de los medios sobre este asunto tras la rueda de prensa con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, en la que ha insistido que el número de contagios en la ciudad sigue siendo alto.

En su discurso ha reflexionado sobre el estado de ánimo de la ciudadanía que es «cíclico», ha mencionado, porque durante la pandemia se repite la secuencia de que «la gente se enfada con la Junta de Extremadura porque no toma medidas y cuando las toma se hace un silencio sepulcral durante un tiempo y después se empieza a enfadar la gente otra vez porque las medidas no se retiran», ha señalado.

«Que las cifras sean mejores que en el resto de la región no significan que sean buenas», ha argumentado el regidor, que ha insistido en la «dificultad» de esta situación y ha remarcado que «las medidas de restricción funcionan» y los números lo demuestran. Tanto es así que ahora mismo Cáceres cuenta con una incidencia acumulada a los catorce días de 405 casos por cada cien mil habitantes, cuando se han llegado a alcanzar los 1.800 casos.

Actitud reivindicativa

Sin embargo, Salaya ha recordado que la exigencia que el Ayuntamiento de Cáceres ha trasladado a la Junta de Extremadura es sobre los cierres perimetrales así como a las ayudas públicas para «cualquier sector que se vea perjudicado».

En esta línea, ha defendido la «actividad reivindicativa» del Consistorio frente a voces que piensan que no es así. «Nosotros nos dedicamos a la política y tenemos por objetivo conseguir cosas reales, y quien nos quiera en el espectáculo no nos va a encontrar», ha indicado Salaya, que advierte que «no montará pollos a la Junta de Extremadura en público», aunque sí le ha hecho llegar en privado sus peticiones.

«El Ayuntamiento de Cáceres defiende los intereses de la ciudad y conseguimos avances en este sentido», ha remarcado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here