Unos 200 coches, según la Policía Nacional, han llevado a cabo este martes en Cáceres en una caravana de protesta que ha recorrido las principales calles del centro de la ciudad para mostrar su descontento con medidas de cierre del comercio minorista y la hostelería, que fueron dictadas por la Junta de Extremadura para frenar el ritmo de contagios.

Esta caravana de protesta ha sido convocada por varias asociaciones empresariales y los automóviles han salido desde recinto ferial con globos blancos y pegatinas en las puertas en las que se lee “el pequeño comercio no es culpable”, puesto que los datos apuntan a que no es la fuente principal de contagios de coronavirus.

A la salida del convoy, la presidenta de la Asociación de Empresarios del Comercio de Cáceres (AECA), Paki Campos, ha argumentado que la protesta tiene el objetivo de hacer llegar al gobierno regional y local su “malestar” por “las medidas que se han tomado”. En esta línea ha pedido que “dejen trabajar” a los empresarios y, si no, que las indemnizaciones por las pérdidas que están sufriendo lleguen “de forma rápida” y “sin burocracia”.

Campos ha exigido también que se eximan los impuestos a los negocios que permanecen cerrados porque no están generando actividad. “A ingresos cero, impuestos cero”, ha espetado la responsable de la asociación. Además, ha manifestado algunos planteamientos que ha hecho el sector como que se recorte el horario de apertura o que se atienda con cita previa, entre otras.

“Esa es una reivindicación que se ha hecho desde el principio, que nos dejasen abrir con un horario restringido o con cita previa”, ha recordado Campos, que ha subrayado también que el comercio cacereño ya estaba sufriendo desde la crisis de 2008 y no se había recuperado todavía cuando ha llegado la pandemia.

Por su lado, el presidente del Círculo Empresarial Cacereño (CEC), Diego Arturo Hernández, ha valorado de forma positiva la asistencia a esta manifestación porque los empresarios de Cáceres “han despertado”, ha dicho. “No queda otra que reclamar lo nuestro porque a final de mes hay que pagar y si no se produce ni se trabaja, a ver cómo pagamos los impuestos”, ha declarado.

Asimismo, Hernández  ha valorado que los empresarios “estén reaccionando” ante estas restricciones y ha animado a otros sectores empresariales a que participen en las protestas  porque las medidas no afectan solo al comercio y a los hosteleros, sino también a otras producciones.

La caravana de protesta ha finalizado en la explanada de Carrefour, donde se ha leído un manifiesto en el que piden a la Administración que hable con el sector para conocer su situación. “Queremos trabajar, pero no a costa de la salud, ni con privilegios de ningún tipo”, insiste el comunicado, en el que también se pide una reducción de la presión fiscal, que se mantengan los empleos con ayudas, y que se deje trabajar a los empresarios.

“Hoy, más que nunca, somos todos autónomos, y somos muchos, y somos empleadores, y somos la mayor fuente de riqueza de todas nuestra tierra, y por eso pedimos auxilio, porque nos estamos asfixiando, indemnizaciones por inactividad, exenciones fiscales y planes de futuro, pero sobre todo, queremos diálogo para llegar a soluciones. Nosotros no somos un problema, somos parte de la solución”, finaliza el manifiesto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here