El Ayuntamiento de Cáceres espera que el cementerio pueda abrirse
El alcalde de Cáceres visita las obras de ampliación del cementerio

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha confiado en que “pronto” se puedan acudir al cementerio. De hecho, si todo va bien, está previsto que se abra al público, aunque con limitaciones de aforo, en la fase 1 de desescalada, es decir, a partir del 11 de mayo.

Por el momento, el campo santo continúa cerrado a las visitas y en los enterramientos solo se permite la asistencia de tres personas. Este hecho podría cambiar en los próximos días, aunque es esta cuestión depende de las decisiones del Gobierno Central.

El alcalde ha declarado este jueves en rueda de prensa online que se está pendiente de las medidas nacionales. En el caso en que esta decisión se deje en manos del Ayuntamiento de Cáceres, la intención es abrir el cementerio en la fase 1 limitando el aforo.

Lo que sí se permitirá a partir de esa fase son los velatorios. Como es natural, también se seguirán tomando medidas de seguridad y distancia social. Esto es así porque la desescalada diseñada por el Gobierno “impone” una normativa muy concreta y gradual de la vuelta a la normalidad.

Con respecto a los enterramientos, Salaya ha insistido en que lo primero es la seguridad.  Más todavía cuando la gran mayoría de las personas que han fallecido en durante estos días han sido enterradas en la misma zona del cementerio municipal. Esto quiere decir que en una zona pequeña se junte “demasiada gente”.

“Vamos a ser muy cuidadosos con que esto no pase pero queremos abrir pronto el cementerio porque hay mucha gente que ha perdido a sus familiares y no ha podido velarlos, ni cumplir con ritos importantes en nuestra cultura y les va a ayudar poder acercarse al cementerio a ver a sus familiares lo antes posible”, ha finalizado.

Obras de ampliación

Tras la rueda de prensa, Salaya ha visitado el camposanto, junto al concejal de Fomento, Andrés Licerán. El objetivo de esta visita ha sido conocer el estado de las obras y que “avanzan a buen ritmo”.

El alcalde ha explicado que en las últimas semanas han aumentado las necesidades del cementerio porque “ya estaba muy al límite”. Tanto es así que durante el estado de alarma se han registrado 128 enterramientos, 80 por culpa del coronavirus.

Además, ha dado las gracias por su la labor y “dedicación” a los trabajadores del cementerio porque “día a día también dan la cara, y también se enfrentan al miedo al contagio”, ha remarcado. 

El alcalde también ha recordado que la empresa Aguaema, que estaba realizando la ampliación del cementerio, “paralizó” la obra a medidos de noviembre de 2019, sin llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento, que intentó “por tres veces” resolver el contrato con la empresa que resultó adjudicataria.

Por esta razón, el consistorio cacereño ha tenido que acudir a la Comisión Jurídica de Extremadura para que dirima la solución a este conflicto. Por eso, hasta que llegue este dictamen, los servicios técnicos redactaron ya el proyecto para acometer la obra con carácter de “emergencia” porque “hay falta de nichos en el cementerio y se han tenido que hacer enterramientos en la parte vieja”, informa el Consistorio en nota de prensa.

La obra se ha adjudicado por 87.042 euros, menos de la mitad de la adjudicación que había anteriormente, porque sólo se va a actuar en la parte que se necesita con cierta urgencia, que es la construcción de 108 nichos y no se actuará e accesos ni decoración de alrededores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here