Doce Mandamientos. José A. Secas

Historias de Plutón
José A. Secas

1.- Agradece todo lo que recibas.

Agradezco lo que me das, por supuesto; mucho, pero quiero más porque sé que puedes darme más (y aquí incumplo el 5º mandamiento, de paso. Soy contradictorio). Yo te doy lo que tengo.

2.- No le digas a los demás lo que tienen que hacer.

Evalúa, decídete, expresa y comunica tu decisión y actúa en consecuencia. Llámalo coherencia. Ocúpate de tus cosas.

3.- Respeta los tiempos y los ritmos de los que te importan.

En un mundo de tranquilos, negligentes, despistados, fluidores, indolentes o pasotas, los vehementes e impacientes debemos hacer un esfuerzo triple. Acepta y obra en consecuencia.

4.- No hables de asuntos personales a menos que el otro los saque.

Somos cotillas, entrometidos y bocazas. El silencio es el mayor amigo. Siempre,

5.- No reproches ni enjuicies las acciones de los demás.

El amor incluye el respeto. No te voy a juzgar. No me juzgues.

6.- Di la verdad y di lo que piensas; sin miedo.

Lo estoy haciendo. Te invito a que hagas tú lo mismo; sobre todo si quieres saber en qué consiste la libertad. Merece la pena. Esto te vendrá muy bien y va a descargarte de un gran peso.

7.- Comunica y expresa amor cuando lo sientas.

Me gusta cumplir este mandamiento. Trato de hacerlo constantemente con los seres que amo. No me corto un pelo, pero sé que puedo mejorar. Es tan gratificante…

8.- Vive el presente sin presión, fluye y no generes expectativas.

Estoy en ello, ¿y tú?. Me encanta mi presente. Con respecto a las expectativas: si, ahí si incumplo. Espero mucho de algunas personas. Me proyecto con facilidad y sueño. Es un error colocarse en el futuro. El presente es lo único que cuenta.

9.- No eches la culpa a los demás de cómo te sientes tú.

Me afecta mucho la vida y las circunstancias de las personas a las que amo, su estado de ánimo y cómo y cuándo se relacionan conmigo pero sé que está en mi la lectura que haga de ello. Es inevitable que me afecte también todo lo que hacen (y dejan de hacer) y me dicen (y callan).

10.- No te quejes y no seas llorón ni criticón.

Es difícil para mi. Este artículo en el fondo es una queja. La vas a leer y te vas a sentir cuestionado, enjuiciada, reprochado y todos los “metemierdismos” de los cuales soy capaz (somos capaces). Me quejo porque sé que podría ser mejor y porque soy egoísta.

11.- Ríete de ti mismo y relativiza las cosas.

Me miro aquí incumpliendo mis mandamientos y me doy cuenta de lo limitadito que soy (bueno, y tú) y de lo contradictorios que somos. Hacemos lo que podemos por ser felices. Pero, ¿qué hago hablando en plural? El problema es mío y solo mío.

12.- Haz ejercicio y bebe agua o baila y bebe vino; lo que tú quieras.

Te invito. Soy todo tuyo. Soy solo mío.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here