La Luna, José a Secas. Plena Moon.

Historias de Plutón
José A. Secas

Creo que estamos recuperando a una diosa olvidada. Es la Luna. Desde que la vida me ha traído hasta ella y tengo la oportunidad de conocerla mejor, no dejan de cruzarse en mi camino más y más amantes de la Luna. Nos encontramos. Siempre hay conexión. Tenemos un vínculo muy fuerte. La luna une.

La Luna estuvo ahí desde antes de que nos diéramos cuenta. Para nosotros, los humanos, es como una madre pero, desde que se inventó la energía eléctrica y la luz artificial, casi nos olvidamos de ella. Digo casi porque no todos los humanos, afortunadamente, han perdido su conexión con la Naturaleza, con la Tierra, con el Universo y, por supuesto, con la Luna. Muchos de los que la olvidamos, estamos reencontrándonos con ella.

Reflexionamos sobre su influjo, su equilibrio de fuerzas con respecto a la Tierra, de cómo influye en las aguas que nos rodean y nos conforman, de cómo es parte del escenario, testigo, origen o causa de las dos fuerzas que mueven al mundo: el amor y el miedo; en películas románticas con beso bajo su luz o relatos aterradores con licántropos aullándola. Ella siempre está ahí. Cíclica, inexorable.

La Luna estuvo ahí desde antes de que nos diéramos cuenta

La luna es fascinante. Incluso a esas personas que no se dan cuenta en qué mundo viven, les puede llegar a conmover (un poquito solo) esa belleza misteriosa, tan rotunda y tan atrayente. La luna (llena) le gusta a todo el mundo. Con más o menos pasión, consciencia, dedicación o vulnerabilidad. La luna es parte de nuestra existencia tan visible e inalcanzable como influyente y constante.

Algunos la hemos identificado, reconocido, rescatado, ensalzado, cantado, venerado, mirado… con otros ojos y otra sonrisa desde hace muy poco. Músicos, poetas, aristas, fotógrafos, vecinos y gente sensible y curiosa, le damos visibilidad y protagonismo los días de su plenilunio y nos vamos a la parte más alta del más bello barrio de nuestra bella ciudad (San Mateo, San Pablo, Veletas) para honrarla y disfrutarla en un evento tranquilo, familiar, estético, variado, popular, sencillo, participativo, amigable, …

Los selenófilos y #plenamooners nos reuniremos durante el evento Plena Moon, en la parte antigua, el próximo domingo 13 de octubre a las 21:30 y durante dos horas celebraremos el tercer -se tuvo que suspender por lluvias el de septiembre- y último encuentro de este año 2019. Os esperamos a todos los amigos enamorados de la luna, sensibles, artistas, curiosos y disfrutones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here