Los empresarios piden al Ayuntamiento abrir el centro al tráfico
Restricciones de tráfico en la calle San Antón de Cáceres.

Un total de 24 empresarios del entorno de las calles Pintores, Parras, Moret y Paneras de Cáceres, han enviado una misiva al Ayuntamiento para pedir que se reabra al tráfico la calle San Antón que da acceso a la zona. Esta vía continúa cerrada desde la primera fase de la desescalada tras el confinamiento, y solo pueden acceder los residentes y los vehículos autorizados.

Los firmantes del texto, dirigido al alcalde Luis Salaya, y a tres de sus concejales (Comercio, Fomento y Urbanismo), la remitieron el pasado 18 de junio y “no han obtenido respuesta todavía”, según una de las afectadas, Inés Márquez, propietaria de una tienda de productos extremeños en la zona.

Márquez ha pedido al equipo de Gobierno que levante las restricciones de circulación, al igual que se hizo en las otras vías que se cortaron para facilitar la desescalada, y que no se peatonalice la calle Parras. Además, cuando se vaya a proceder a reabrir el tráfico, piden que se cuente con la opinión previa de los vecinos y empresarios de la zona.

“Vamos a convertir el centro en un cementerio”, ha lamentado Márquez, al tiempo que ha recordado que las intenciones del actual equipo de Gobierno eran que no se tomarían decisiones de este tipo sin recabar opiniones de los afectados pero “no informan de nada”, ha remarcado.

Por todas estas razones, los empresarios de las calles San Pedro, Pintores, Paneras, Moret, Parras, Obispo Galarza y Plaza de San Juan, han mostrado sus quejas ante la posible peatonalización de la Calle Parras. “Tienen una gran preocupación y agobio, ante la repercusión negativa que dicha acción tendrá sobre sus negocios”, asegura la carta.

Cabe recordar que la zona que constituyen las calles y plazas mencionadas anteriormente fue una de las más golpeadas con la crisis económica de 2008. Además hace unas meses los empresarios tuvieron pérdidas por la obra de instalación de las escaleras mecánicas de la calle Alzapiernas. Igualmente, cabe mencionar que esta zona no solo es un área comercial de la ciudad sino que es la principal arteria por la que acuden los turistas a visitar el casco histórico.

Volver a la situación anterior

Los empresarios entienden que durante las fases de desescaladas de la pandemia, se adoptara un plan de movilidad especial para garantizar las medidas de seguridad y evitar nuevos contagios de COVID-19. No obstante, actuamente con la puesta en marcha de la ‘nueva normalidad’, estas medidas restrictivas “ya no benefician a nuestra ciudad y mucho menos a nuestros negocios, y es necesario volver al estado que teníamos antes de la declaración del estado de alarma”, advierten.

Así, la Calle Parras y alrededores se peatonalizaron con el objetivo de poder mantener la distancia interpersonal de seguridad, pero estas restricciones continúan todavía y “están perjudicando seriamente a nuestros comercios”, ha insistido el sector empresarial. En este sentido, remarcan que “se permita la total circulación y no solo se permita el paso a residentes y transporte público”, teniendo en cuenta las medidas sanitarias como en el resto Cáceres.

Además, insisten en que la posible peatonalización definitiva de la calle Parras supondría  el fin de muchos comercios y establecimientos de la zona. Esto a su vez provocaría la pérdida de dinero para la ciudad, “ya que el cierre supondrá que familias enteras pierdan su trabajo y en consecuencia su capacidad económica”. También afectará al turismo, otro de los motores de la economía cacereña, “ya que el acceso de los turistas será más difícil”.

Por todo ello, solicitan al Ayuntamiento de Cáceres la retirada de todo tipo limitaciones (vallas, restricciones de circulación y aparcamiento, etc) que permanecen, aún estando ya fuera del estado de alarma; la no peatonalización de la calle Parras, dadas las consecuencias económicas y sociales que esta acción tendría para la ciudad.

En esta línea, muestran su disposición del equipo de Gobierno local para mantener cuantas reuniones sean necesarias “para buscar y encontrar la mejor solución para todos”, recoge el escrito remitido al alcalde.

Estos empresarios recuerdan que el comercio minorista y tradicional viene enfrentándose desde hace tiempo a una gran competitividad. Por un lado, han de hacer frente a las franquicias y grandes superficies comerciales, y por otro lado, al comercio online y electrónico.

“Actualmente, a estas grandes amenazas hay que sumarle la situación provocada por el Covid-19. Esta pandemia, de una forma u otra, nos ha afectado a todos, pero el sector comercio ha sido uno de los sectores más afectados, ya que se han visto abocados a cerrar sus establecimientos durante más dos meses, muchos incluso por responsabilidad ciudadana, lo hicieron días u horas antes de decretarse el estado de alarma”, explica la misiva.

Por último, recuerdan que el pequeño comercio es el motor económico y social de la ciudad ya que genera empleo, anima la vida cotidiana, y proporciona confianza y trato personalizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here