El Mercado Franco reanuda su actividad con puestos de comida
Cáceres reanuda su mercadillo semanal en Vegas del Mocho.

El mercado franco de Cáceres, que se celebra cada miércoles en Vegas del Mocho, se reanuda el próximo miércoles, día 10, tras la suspensión por la crisis sanitaria. La novedad es que por el momento solamente podrán instalar sus puestos 65 de los 200 comerciantes que acuden habitualmente. Además, habrá un control de acceso y únicamente habrá productos alimentarios, no se venderá ropa, calzado ni otros artículos, por el momento.

Esta medida ha sido adoptada en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Cáceres, reunida hoy viernes y en la que se han visto las normas del mercadillo de la “nueva normalidad”. Así, el Consistorio ha decidido que solamente habrá puestos de fruta, carnicería y charcutería, según ha avanzado el alcalde Luis Salaya en rueda de prensa.

Salaya ha explicado se va a delimitar todo el espacio del Mercado Franco tal y como recoge la norma para la desescalada sobre la venta ambulante. Por tanto, los 65 puestos están instalados en un espacio acotado “sin superar el tercio del total permitido por la ley”. Asimismo, se van a establecer otras medidas de seguridad como un control de acceso en las calles San Agustín, en Santo Tomás de Aquino y Fausto Picapiedra.

“Hemos decidido priorizar la alimentación que ocupará diversas zonas para tener control de acceso en varias calles”, ha indicado el alcalde, que ha añadido que solo habrá una línea de puestos de seis metros y una distancia de separación entre puestos de 2,5 metros.

De esta manera, el mercado franco reanuda su actividad pero con el cumplimiento de varias medidas de seguridad, tal y como marca la normativa estatal y otras más que indica el ayuntamiento. Estas últimas, se han adaptado a la situación concreta de Cáceres, que cuenta con un mercadillo “muy grande”. “Vamos a garantizar las medidas de seguridad para evitar los contagios”, ha incidido el alcalde.

Campamentos urbanos y conciertos

A la pregunta de si se mantendrán los campamentos urbanos que cada verano organiza el ayuntamiento cacereño para poner solución a la conciliación familiar y ofrecer un ocio alternativo a niños y jóvenes, el alcalde ha explicado que la idea es que haya “programas de conciliación”. Los mismos habrán que realizarse en el formato conocido de los campamentos o en otro, si no se permite la celebración de estos por medidas de seguridad.

“Si el modelo de campamentos urbanos es viable y se pueden hacer con seguridad, los habrá tal y como los conocemos, y si no, habrá otros formatos que cumplirán las normas”, ha remarcado el regidor, que también insiste en que “habrá alternativas seguras” a esta iniciativa para cumplir con las recomendaciones y con las normas de la desescalada en estos ámbitos.

Con respecto a ‘Las noches del Baluarte’, con la celebración de conciertos en el Baluarte de los Pozos, no van a celebrarse en ese espacio concreto porque la muralla está en obras. 

Salaya además ha detallado que los trabajos en el Baluarte de los Pozos han obligado a abrir una zanja de cinco metros para la restauración del muro que “tenía una grieta muy importante”. Por esta razón, no habrá conciertos este verano porque este espacio “no estará activo”, pero se buscará una alternativa.

“Habrá iniciativas culturales con una serie de conciertos en otro lugar alternativo a lo que se hacia en ‘Las noches del Baluarte'”, ha finalizado el regidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here