La asociación Damnificados Asistida Cáceres pide coordinar las videollamadas a los residentes
Foto de Mujer creado por jcomp - www.freepik.es

La asociación Damnificados Asistida Cáceres ha realizado una petición al consejero de Sanidad, José María Vergeles, para hacer más videollamadas a los familiares de los residentes y poder comunicarse con los usuarios de la residencia ‘El Cuartillo’, en el que según las últimas cifras oficiales han muerto 75 personas por el COVID-19.

Además, la asociación Damnificados Asistida Cáceres ha solicitado que comiencen las visitas al centro, aunque sea sin contacto directo con los usuarios. En este sentido propone que se realicen a través de la cristalera del jardín que da a la sala de televisión, donde podrían estar los usuarios y ver a sus familiares sin riesgo alguno.

Esta asociación, creada por familiares de residentes y fallecidos, ha criticado que, a día de hoy, los familiares de esta residencia de mayores solo reciben una videollamada a la semana. “El resto de los días se puede intentar hablar con la enfermera a partir de las 13:30 horas” y “a veces lo consigues y otras no”.

La duración de la videollamada es de 1 o 2 minutos como mucho, y es “lo único que los familiares pueden hablar con sus padres”, asegura la asociación en nota de prensa. En la misma, opina que esta medida “estuvo bien al principio de la pandemia”, por la situación que atravesaba el centro en esos momentos, pero ahora no es “lo adecuado”.

“Los familiares de residentes lo vemos totalmente insuficiente y, por tanto, deberían ir buscando otras soluciones para videollamarles e, incluso, poder ver a los residentes por parte de sus seres queridos en el citado centro”, explica la nota.

Sin previo aviso

Además, según la programación del centro, cada día corresponde llamar a los familiares de los residentes de una planta. Tienen que ser los propios residentes los que están pendientes de sus teléfonos móviles las 24 horas de ese día, “pues pueden llamarlos -y así ocurre- a cualquier hora”. Sin embargo, a veces no se respeta esa programación y se llama a familiares de otras plantas “sin previo aviso” por lo que les coge “desprevenidos”.

Por todo esto, la Asociación ha recordado que la mayoría de los familiares de residentes trabajan o cuando se les llama pueden ir conduciendo o estar realizando alguna actividad que les impide contestar. Además, “las videollamadas perdidas no se repiten”, por lo que se puede dar la circunstancia de que “el familiar que no atiende la videollamada se queda una semana sin poder hablar con el residente (padre o madre) que tiene en el centro”.

También han pedido que se aumente el tiempo de las videollamadas, ya que si el Sepad y la Junta de Extremadura han cubierto las 253 plazas de trabajadores que conforman la plantilla del centro, y por tanto, “esta tarea sería fácil de llevar a efecto”, añade la nota. Asimismo, recuerda que también existen voluntarios con sus correspondientes certificados y equipos de protección y técnico que podrían ayudar a efectuar esas videollamadas.

En esta misma línea, la Asociación Damnificados Asistida Cáceres ha insistido en que se debería permitir a los residentes que pudieran ver a sus familiares, porque “hay maneras de hacerlo sin entrar en el centro”, como por ejemplo, desde la sala de televisión. Las visitas podrían estar programadas con cita.

Por último, ha solicitado a los responsables de la residencia asistida El Cuartillo que “saquen a los residentes a tomar el aire al jardín del centro”, ya que “tantos meses encerrados en sus habitaciones van a originar graves secuelas tanto físicas como cognitivas en ellos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here