Ya salió Franco

Con ánimo de discrepar
Víctor Casco

Este jueves, 24 de octubre de 2019, el dictador y golpista Francisco Franco por fin salió del Valle de los Caídos, de un mausoleo levantado por sus víctimas –por presos políticos que trabajaron en condiciones de semiesclavitud– rodeado por cadáveres arrebatados a sus familias y donde ha recibido honores hasta ahora.

Era una cuenta necesaria que la Democracia por fin ha saldado. Franco ya salió.

Cosa distinta es el esperpento de ceremonia perpetrada por su familia, esa misma familia que se ha enriquecido gracias al expolio y las corruptelas del régimen del abuelo y que se ha rodeado de lo más granado del facherío patrio para reinhumar al capo di tutti capi.

200 neofranquistas, si hacemos una recuento generoso, se dieron cita en Mingorrubio, con banderas inconstitucionales y entonando cánticos siniestros, agrediendo a periodistas o recibiendo entre aplausos a un golpista como Tejero. Dentro, en un panteón que también construyó el Estado a beneficio de los muertos de esta familia, una ceremonia de exaltación del régimen.

Por fin el Valle de los Caídos no albergua la tumba de un dictador fascista

Pero, con todo, hemos de quedarnos con la imagen histórica: Franco entró en el Valle entre salvas, con un ejército formado a sus pies y un monarca con ojos llorosos. Este pasado jueves, su momia ha salido a hombros de sus descendientes, que han recorrido una inmensa explanada afrontando el peso de la Historia de sus crímenes, en un sepulcral silencio. Han sido muchos años esperando y los descendientes de sus víctimas, la justicia, la dignidad, la democracia por fin pueden decir que Franco ya salió.

Dejemos aquí un recuerdo para esa sociedad civil, esas asociaciones de víctimas del franquismo y colectivos de la Memoria Democrática que han sido los auténticos responsables de que por fin el Valle de los Caídos no albergue la tumba de un dictador fascista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here