El alcalde de Cáceres niega presiones de Diputación para retirar la Cruz de los Caídos

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, niega que la Diputación de Cáceres haya presionado al ayuntamiento cacereño para retirar la Cruz de los Caídos. De hecho, considera que su citación a declarar como testigo, el próximo 21 de junio, en la causa contra el presidente de la institución provincial se debe más a una cuestión de «conseguir la foto» entrando en los juzgados para «confundir a la gente».

«A mi me da la sensación de que más que declarar lo que se busca es verme entrar en un juzgado aunque sea a tomar un café o a recoger algún compañero de la facultad», ha ironizado el regidor. En este sentido, considera que «no tiene mucho sentido» que se le cite a declarar por parte de la acusación a sabiendas de que no favorecerá su tesis.

Salaya ha señalado también que «nunca» la diputación cacereña «ha chantajeado» con dar una subvención a cambio de retirar vestigios franquistas, como la Cruz de los Caídos, tal y como asegura la Fundación Española de Abogados Cristianos, que interpusieron la demanda contra el presidente de la institución provincial.

«Me parece una cosa realmente sorprendente que alguien cite a testigos que le van a perjudicar», ha destacado Salaya. Además, ha insistido en que el objetivo no es ganar el juicio sino «hacer ruido» para «que alguien se haga el lío» viendo como el alcalde de Cáceres va a un juzgado.

El juzgado nº 3 de Cáceres archivó la causa pero la sección segunda de la Audiencia Provincial de Cáceres estimó el recurso interpuesto por Abogados Cristianos. Posteriormente, pidió al juzgado que citara a declarar a cinco alcaldes de la provincia, entre ellos al de la capital, Luis Salaya.

También declararán como testigos los alcaldes de Gargüera de la Vera, Brozas, Talaveruela de la Vera, y Barrado. Luego, una vez tome declaración a los cinco regidores citados se decidirá si procede la continuación de la actuación o el sobreseimiento de la causa.

Cabe recordar que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cáceres procedió el pasado mes de febrero al sobreseimiento y archivo de la denuncia interpuesta por la Asociación Española de Abogados Cristianos contra Carlos Carlos, el presidente de la diputación cacereña.

La denuncia había sido registrada en marzo de 2021 por esta asociación que defendía que  la Diputación de Cáceres estaba presionando a diversos ayuntamientos para que retiren las cruces. Una presión que se lleva a cabo, según la denuncia, a través de vincular la concesión de subvenciones a dicha retirada de estos símbolos cristianos.

El juzgado reconoció en su sentencia que «no existe relación alguna entre la concesión de subvenciones a los municipios y el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica». Por tanto, la Diputación de Cáceres no invade competencias municipales, pero la Audiencia Provincial admitió el recurso interpuesto.

«La Diputación de Cáceres nunca nos ha presionado para que retirásemos la Cruz», ha reiterado el regidor cacereño, que insiste en que sus declaraciones públicas siempre han ido en ese sentido. Por ello, no entiende que los demandantes le citen a declarar como testigo por los que «están acusando a la diputación», algo que ha calificado de «muy sorprendente».

FuenteEuropa Press/Avuelapluma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí