El Complejo Astronómico de La Hita, situado en Toledo, registró la pasada madrugada, sobre las 03:42 horas, una brillante bola de fuego que atravesó los cielos del país y que pudo verse desde gran parte la Península.

Una roca procedente de un asteroide a gran velocidad entró en la atmósfera originó este fenómeno. Los detectores de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa pudieron garbarlo, ha informado en un comunicado el Complejo Astronómico.

La bola de fuego avanzó en dirección noreste y finalmente se extinguió a una altitud de unos 34 kilómetros sobre Ciudad Real. La roca se desintegró por completo en la atmósfera y ningún fragmento consiguió llegar al suelo.

Estos detectores trabajan en el marco del Proyecto Smart, que tiene la finalidad de monitorizar continuamente el cielo con el objetivo de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

El investigador responsable del Proyecto Smart, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), ha analizado este fenómeno. En el mismo, detalla que ha podido determinar que la roca que originó esta bola de fuego entró en la atmósfera a unos 82 mil kilómetros por hora sobre el centro de la provincia de Cáceres.

Debido a esta su gran velocidad, el rozamiento con el aire hizo que la roca se volviese incandescente cuando se encontraba a una altura de unos 89 kilómetros sobre el nivel del suelo. Esta incandescencia provocó una bola de fuego tan luminosa que pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here