Un centenar de empresas culturales piden soluciones para paliar la situación provocada por el COVID-19

Un centenar de empresas culturales o artistas de Extremadura han unido sus fuerzas para pedir a diferentes instituciones públicas que los eventos se aplacen, pero que no se cancelen. Cabe destacar que este sector da empleo a cientos de personas en la región, que en el momento actual se encuentran en una situación muy delicada.

Este colectivo ha enviado una carta al presidente de la Junta de Extremadura, a la consejera de Cultura, y a los máximos responsables de las Diputaciones de Badajoz y Cáceres para pedir “medidas concretas” dada la “situación excepcional” en la que se encuentra el sector cultural debido a la crisis del cornavirus. Hay que mencionar que esta primavera se han cancelado multitud de eventos relacionados con las artes.

En esta línea, las empresas culturales firmantes recuerdan que el sector cultural es “muy importante para el desarrollo de nuestra región”, además de “motor dinámico que alimenta y apoya a otras actividades, como el turismo, el comercio y la gastronomía”, prosigue. Por todo esto, piden un “compromiso” por parte de las administraciones para que no se recorten las partidas económicas que estaban comprometidas en los presupuestos, tanto regionales como de las instituciones provinciales y locales.

“Debería haber un compromiso con el sector de la cultura, al mismo nivel que el adquirido con otros sectores”, afirma la misiva. Además, llama la atención sobre que “se está produciendo un contagio de pánico entre organismos y ayuntamientos que están cancelando los contratos firmados”. Así, el colectivo piensa que “es importante ver la evolución de la medidas implementadas por el Gobierno Central para valorar qué eventos aplazar y cuales no, minimizando así el impacto económico negativo que esta situación está creando”.

Esta medida depende en gran parte de la “voluntad” de los propios ayuntamientos. En cuanto a la situación actual, estos artistas denuncian que “están cancelando el trabajo de meses y dejando sin futuro alguno al sector, a medio y a largo plazo”.

“Necesitamos la voluntad oficial plasmada en la figura jurídica que proceda en este caso, de que las partidas que se encontraban consignadas para Cultura y Festejos, con fecha anterior al decreto de alarma (R.D 463/2020 de 14 de marzo) no puedan alterarse, a la baja, ni traspasarse a otras partidas o conceptos”, dice el documento dirigido a los responsables regionales.

Esta medida se solicita para que los servicios que, en muchos casos, tenían un presupuesto y un precio de mercado previo “no se vean afectados y repercutan negativamente en nuestros espectáculos, formaciones y artistas” ya que, esta situación podría abocar a la desaparición este mismo año a muchas empresas del sector.

Indemnización del 50%

Los artistas y empresas culturales firmantes, proceden de diferentes localidades como son Badajoz, Cáceres, Mérida, Don Benito, Navalmoral de la Mata, entre otras. Las mismas plantean que se valore que, como estos espectáculos dan trabajo a cientos de personas, en el caso que no pueda realizarse la actuación por causa de fuerza mayor, cuando el contrato ya esté adjudicado y sea imposible aplazar las fechas, se abone el 50% en concepto de indemnización al colectivo y “poder así mantener una mínima red de supervivencia”.

Asimismo, el colectivo se pone a disposición de todos los organismos públicos para conjuntamente “implementar las mejores medidas de seguridad e higiene de cara a este verano”, con el objetivo de no contribuir a la propagación de la infección. “Nos consideramos parte fundamental y estamos dispuestos a asumir y cumplir todas las medidas responsables que sean necesarias para salvaguardar la salud de la población en el desarrollo de las actividades contratadas”, apunta la carta.

En cuanto al plan de pago a proveedores culturales por parte de los ayuntamientos, recuerdan que “existen deudas” con las administraciones locales que incluso datan de años anteriores, por lo que solicitan “un plan de pago de todas las facturas atrasadas”, con lo que, aún en las condiciones de alarma sanitaria, “se puede ayudar al saneamiento financiero del sector”.

En el punto cuarto de la carta, se exige el cumplimiento “escrupuloso” el artículo 198 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público. Esto quiere decir que se tienen que pagar “todos los trabajos por parte de las administraciones públicas en menos de 30 días”. Para ello, hay varios mecanismos de pago para hacerlo efectivo a través de los bancos, para lo cual se pueden instrumentar varios mecanismos establecidos con los bancos o cualquier otro sistema que se estime adecuado para revertir la situación actual, “que es el incumplimiento del pago en tiempo según la ley”.

El sector cultural pide también “compromiso para los próximos tres años de la contratación máxima posible de artistas, espectáculos, orquestas, empresas de sonido e iluminación y promotoras extremeñas, potenciando así nuestro trabajo y evitando el intrusismo de otras empresas en nuestra comunidad”.

A pesar de que hay artistas o espectáculos exclusivos que son de fuera de Extremadura, entienden que su contratación de los mismos y los trabajos secundarios que estos generan, se puede cubrir y desarrollar con empresas de extremeñas.

Otro de los puntos solicitados es una bonificación durante el año 2020 y 2021 de un 25% de la cuota diaria por el alta en el Régimen Especial de Artistas. Como seguramente habrá  menor capacidad de contratación por parte de las administraciones, los precios de venta al público de los servicios van a bajar, sobre unos costes estudiados anteriormente sin esta coyuntura provocada por el Covid-19.

Por tanto, reclaman apoyo institucional a los artistas, bailarines, músicos, actores, montadores, técnicos y colectivos más vulnerables del sector cultural. Conviene saber que  muchos artistas, en general,sufren una gran desprotección, porque casi siempre, únicamente se les contrata por gala o por temporada. Por esta razón, casi nunca pueden ser beneficiarios de la prestación por desempleo. La solución que proponen es que si tienen en torno a 30 galas cotizadas por año, puedan acceder a la prestación del Sexpe.

Por último, además de remitir una misiva, las empresas culturales quieren explicar sus problemas de primera mano en una reunión telemática “con quien designen para ser escuchados y poder así paliar los daños que nuestro sector y las innumerables familias que dependen directa e indirectamente de nuestras empresas (artistas, músicos, actores, técnicos, montadores, transportistas… etc), vienen sufriendo antes y agravadas ahora con esta situación”, finaliza el documento firmado por Pilar Boyero y Elías Serrano como portavoces del grupo de empresas firmantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here