Soledad. Emilia Guijarro.

Lunes de papel
Emilia Guijarro

Hay veces que escuchar una noticia hace que se te corte la respiración y te sumerjas en un halo de incredulidad. Hace días una madre fue asesinada por su hijo, y le voy a ahorrar a los lectores la truculencia del caso que para eso ya están algunos medios de comunicación. Nadie se enteró de lo ocurrido hasta un mes después por la insistencia de una amiga. El aislamiento y la soledad fueron determinantes para que nadie pusiera remedio al calvario que estaba sufriendo. La semana pasada una madre y una hija aparecieron muertas en un pueblo de Toledo, la hija, su cuidadora, murió por causas naturales y la madre, por inanición. También en Plasencia, el año pasado ocurrió algo parecido con una madre y su hija discapacitada. Y este verano, en Aragón, han muerto solas en casa diez personas. Cuando ocurren casos como éstos se genera mucha alarma social, sobre todo cuando nos enteramos semanas o meses después.
La soledad es un factor que determina la vulnerabilidad de esas personas mayores que viven solas.


Hace poco en una entrevista que le hacían a Gustavo García, coordinador de los Directores Gerentes de Servicios Sociales de Aragón, decía que hay temas relativos a la soledad que no se solucionan solo con servicios sociales y tecnología sino con voluntariado y vecindad.


Para demasiada gente la soledad es una consecuencia del modo de vida moderna

Tenemos pocas herramientas para evitar estos casos pero algunas hay: en primer lugar los Servicios Sociales, que en los casos que nos ocupan han fallado estrepitosamente, y después están los vecinos, (en ello están implicándose algunas asociaciones de vecinos) y finalmente, el comercio de barrio, el de toda la vida, el que conoce a cada cliente y sabe si hoy no ha venido a comprar fruta porque esta constipado, o porque hay otras cosas que no se conocen.


En esta sociedad cada día más individualista algunas voces autorizadas están poniendo su empeño en recuperar formas de vida que parecían que habían caído en desuso pero que con el envejecimiento de la población se hacen muy necesarias.
Tan grande es el problema en Reino Unido que la soledad es un problema de estado por lo que se ha creado una Secretaria de Estado para la Soledad. Un organismo encargado de hacer un chequeo a la situación de más de nueve millones de británicos que viven solos y evitar situaciones irreparables.
Para demasiada gente la soledad es una consecuencia del modo de vida moderna y un desafío para nuestra sociedad. No esperemos a que sea tarde para poner remedio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here