Si las paredes hablasen. Emilia Guijarro.

Lunes de papel
Emilia Guijarro

A veces hay que hablar de cifras para dimensionar las situaciones. Cataluña es la Comunidad Autónoma con mayor número de pensionistas jubilados de toda España, como indican datos de la Seguridad Social del pasado mes de noviembre, con 1.131.268, casi un 19% del total de pensionistas del país. La siguen de cerca Andalucía, con 896.343, y Madrid, con 783.416.

Solo Cataluña tiene tantos pensionistas como habitantes tiene Extremadura. Pero a los políticos catalanes no les hemos oído hablar de este colectivo. Ni tampoco oímos a los pensionistas catalanes manifestarse por temas sociales, como hacen sus homónimos del país Vasco. Es lo que ocurre cuando los sentimientos identitarios lo envuelven todo y no dejan ver la agenda social, cuando una enseña amarilla vale más que la defensa del bienestar de un colectivo.

Hay problemas que son comunes a todos los territorios y hay colectivos que merecen atención prioritaria,
El ser humano es un ser social, pero una de las tristes conclusiones de un estudio realizado en las residencias de mayores del sur de Madrid es que solo el 40% de residentes de 11 centros en el sur de Madrid recibe visitas de amigos y familiares entre enero y junio. Pero cuando llegan las vacaciones veraniegas —entre julio y el 15 de septiembre— esa cifra cae a un 15%.

Cuanto más tiempo libre tienen las familias más solos están sus mayores

Cuanto más tiempo libre tienen las familias más solos están sus mayores. Tienen otras prioridades.
Aunque no se puede generalizar, porque las situaciones de las familias son muy complejas, separaciones, enfermedades, pérdidas, y otras situaciones incontroladas, lo cierto es que los mayores residentes acusan situaciones de soledad familiar.

Si conocemos estas situaciones es por la labor que realizan los voluntarios de esas asociaciones que dan su tiempo para llevarles un rato de conversación y compañía. Nunca pagará la sociedad la labor desinteresada que realizan. Partiendo de esos datos se ha realizado el estudio al que hemos hecho referencia.

Dice el FMI que hay que repensar las políticas sociales porque el gasto social beneficia poco a las rentas bajas y a los jóvenes. Empecemos por pensar en reordenar las actuaciones en modelos residenciales de personas mayores y busquemos modelos alternativos. Propiciemos la atención en el domicilio y dejemos para el último lugar las soluciones residenciales. Propiciemos la atención en el domicilio y dejemos para el último lugar las soluciones residenciales.

Si las paredes de las habitaciones hablasen, cuántas cosas nos contarían de la soledad de sus moradores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here