Silvia Tostado Los discursos de odio ponen en riesgo a la sociedad porque van contra el civismo y la democracia

Avuelapluma charla con Silvia Tostado, presidenta de la Fundación Triángulo Extremadura, sobre la proliferación tanto de los delitos como de los discursos de odio y su repercusión en la sociedad. Así, frente a la negación de la LGBTIfobia, la violencia de género o el racismo, la visibilidad, la educación y el activismo son la mejor arma, según indica Tostado, para seguir avanzando como sociedad en pro de los derechos humanos. 

Lo primero que quiero preguntarte es cómo os enterasteis de las pintadas en el Paseo de la Diversidad de Cáceres, del presunto lanzamiento del adoquín contra el coche y cómo reaccionó el colectivo.

Con respecto a las pintadas del Paseo de la Diversidad fue la ciudadanía la que lo denunció, contactaron con el ayuntamiento y desde la Concejalía LGBTI nos contactaron. Nuestra sede está muy cerca y pasamos para corroborarlo.

Por otra parte, hace unos días nos escribió una chica que pasó por delante del coche, estacionado en los alrededores del IES Hernández Pacheco, para contarnos que el coche tenía rota la luna por causa de una loseta. Por nuestra parte, ya dimos parte a la Policía para que realice las correspondientes averiguaciones.

Lo cierto es que, pese a que es cierto que se ha avanzado mucho, las personas con sexualidad diversa siguen sufriendo ataques en su vida diaria ¿Podrías poner algunos ejemplos en este sentido?

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de F. Triángulo Extremadura (@trianguloextremadura)

Los ejemplos pueden ser miles, se trata de plantear a quienes nos leen y son personas cisexuales (no trans) y heterosexuales, qué sentirían si se reconocieran como trans, gay, lesbiana o bisexual, cuando seguramente desde peques sienten que no encajan en lo que de ellas /os se espera.

Hay que empezar por el principio, cuando te cuentan cuentos y no te encuentras en los personajes, cuando abres libros y no hay finales que se parezcan a los que quieres, cuando igual en casa escuchas insultos para referirse a lo que sabes que eres y sientes, cuando vas a ver un partido de futbol y escuchas eso de “maricón” o el futbol no es para mujeres “machorras”, cuando en el instituto retumban una retahíla de insultos para referirse a personas LGBTI, cuando escuchas cuestionar a las mujeres trans y sientes que encontrar un empleo digno es misión imposible, cuando enciendes la televisión y hasta quienes parecían aliadas arremeten contra tu identidad, cuando lees que en el mundo la criminalización de la homosexualidad sigue en los mismos niveles, cuando sigues viendo que hay familias que pretenden “curar” a sus hijxs por ser homosexuales…

Podría seguir mucho más de lo que me gustaría. Sobre esto construimos nuestras vidas, de las que se espera que no sobresalgan mucho, que no den la nota, que no celebren días, que no destaquen.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de F. Triángulo Extremadura (@trianguloextremadura)

Sin embargo, con lo ocurrido la semana pasada con el caso del chico de Malasaña, hay quien ve la oportunidad de negar la existencia de la LGBTIfobia y de denuncias falsas…

Creo que es el síntoma y la causa de que hay algo que no estamos haciendo bien. En un primer momento todas condenamos la agresión, pero creo que en el abordaje de los delitos de odio como de situaciones posteriores como las que desgraciadamente estamos viviendo, hay veces que nos precipitamos.

Esto es algo que venimos diciendo desde hace mucho tiempo. Es verdad que vivimos en la era de la inmediatez con las redes sociales y el titular fácil… y cuando esto pasa en un coche, como esta semana a nosotros, no va más allá porque es algo material (a pesar del mensaje que te quieran mandar).

Sin embargo, cuando estamos hablando de personas, las implicaciones son otras. Sinceramente, me pareció bochornoso que la situación no fuese tal cual se contó en un principio, pero no sé si me pareció peor el juicio que se ha hecho a posteriori del propio chaval. Parece que nadie ha reparado en la situación que debe vivir una persona para que le lleve a actuar de esa manera, para que se deje hacer lo que le hicieron de forma “consentida” y que luego no se atreviera a dar marcha atrás por miedo.

He notado mucha virulencia contra este chico y nadie se está parando a pensar que hay una situación detrás. Es cierto que hay prostitución, pero tampoco es una situación voluntaria si no que responde a una situación de necesidad y es muy dramático. Hay que ponerse siempre en los zapatos del otro.

Necesitamos pausa y ver qué parte tenemos que corregir. En un delito de odio no se puede exponer a la víctima, hay que investigar, contrastar y siempre hay que creerla, pero no te puedes precipitar porque la situación es peor después.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de F. Triángulo Extremadura (@trianguloextremadura)

Además, en definitiva, la LGBTIfobia está ahí y, afortunadamente las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen la formación y las herramientas suficientes para detectarlo. Por otro lado, están el resto de agresiones y las cifras que nos hacen estar en alerta. Los datos están ahí y las cifras están creciendo. Cada semana hay casos: una agresión en Santa Ana, un caso en Velada, en Coruña, Valencia…

¿Cómo actuáis desde Fundación Triángulo?

Fundación Triángulo Extremadura se estructura en diferentes áreas desde donde se desarrollan distintos proyectos. Como organización destacamos la importancia de trabajar desde la incidencia política para actuar desde lo público. Las leyes, las políticas públicas desde todos los niveles son imprescindibles, pero no es suficiente.

El abordaje adecuado de la diversidad depende mucho de la pedagogía y el bienestar de las personas LGBTI del cuidado. Desde esas premisas nos movemos.

Desarrollamos diferentes proyectos para la atención de las realidades de lesbianas, gais, bisexuales y trans, de la mano de diferentes administraciones públicas, regionales, provinciales y locales. Cuando una persona, una familia o una organización nos necesita y contacta con nosotrxs hacemos una primera acogida y se deriva al personal que de forma más adecuada pueda atenderla. Contamos con servicios especializados de psicología, asesoría jurídica y un equipo muy preparado compuesto por trabajadorxs y educadorxs sociales, sexólogxs, psicólogxs….

Y todo ello lo hacemos sin olvidarnos de que nuestro compromiso es con los Derechos LGBTI en mayúsculas, por lo que trabajamos en Extremadura pero también desde la Cooperación Internacional para el Desarrollo, y de la mano de organizaciones locales en diferentes países de América Latina.

 Con esta estampa… ¿sigue siendo fundamental la visibilidad?

La visibilidad es la herramienta de transformación más potente que tenemos. Hay quienes transforman la vida desde lo cotidiano, quienes son referentes para un pueblo o un barrio porque decidieron no esconderse viviendo como LGBTI.

Es necesario la visibilidad en la cultura, en el deporte, en la educación, en la política, en la literatura, en los materiales infantiles… En todos los espacios de la vida se necesitan referentes no solo LGBTI, es más amplio, se trata de dar visibilidad a las diferentes identidades que nos atraviesan y nos conforman, dándoles valor.

¿Consideras que la normalización de los discursos de odio están influyendo en la proliferación de este tipo de conductas?

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de F. Triángulo Extremadura (@trianguloextremadura)

Los discursos de odio institucionalizados están ayudando al empoderamiento de personas homófobas, racistas, machistas, xenófobas.

Los discursos de odio nos ponen en riesgo a todas/os porque cuestionan valores que trascienden lo individual. Van contra valores cívicos, de ciudadanía y sostén de los sistemas democráticos. Un mundo jamás es justo si atenta contra las mujeres, personas LGBTI, personas con discapacidad, personas negras, o mejor dicho, no blancas. Un sistema no es justo si pretende volver a sistemas coloniales.

Y a quienes están cometiendo la temeridad de imponer este tipo de discursos deberían hacerse responsables de las consecuencias.

Dicen que la historia es cíclica. Si esto fuese así, da miedo pensar en las consecuencias.

¿Te atreves a explicar la diferencia entre una opinión y el discurso del odio?

Hablaríamos de discurso cuando es un argumentario construido y repetido con un tipo de interés determinado. En los últimos años se ha elaborado toda una doctrina hablando de algunas falacias como “ la teoría de género” con una intención clara, trasladar a la ciudadanía que se mueve a golpe de titulares miedo para que desde ahí se salte a un posicionamiento contrario ante políticas que promueven la igualdad. El objetivo es claro: mantener los privilegios y quienes construyen el discurso son precisamente quienes los ostentan.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de F. Triángulo Extremadura (@trianguloextremadura)

Sería opinión si hablamos de algo constituido desde lo aislado e individual.

Para terminar, me gustaría saber cómo vais a continuar trabajando desde Triángulo en pro de los Derechos Humanos.

Seguiremos haciendo lo único que sabemos hacer. Trabajar desde el activismo, estando muy atentas y atentos a las realidades cambiantes y a los indicadores que nos hacen actuar. Seguiremos exigiendo el cumplimiento de los compromisos adquiridos por las administraciones y usando las herramientas necesarias para contribuir a que Extremadura siga avanzando en igualdad, contribuyendo también a construir sociedades mas justas fuera de nuestras fronteras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here