Poesía urbana y el que siembra cosecha. Javier Cerrato

Las crónicas de Cora
Cora Ibáñez

Las paredes del Gran Café se cubren en estos días con una exposición en la que se distinguen dos partes muy claras.

Una con fondos blancos y sombras tenues, azules irisados, grises elegantes y metalizados, claros, oscuros, pardos y negros sutiles. Imágenes del resto de la ciudad.

Otra con música y dibujos en finas líneas que bordean frutas, semillas, crecimiento y generación. Imbuida de creatividad y pensamiento dentro de un trasfondo imaginativo y colorista. En el que se combina el juego con la educación.

En una, las balconadas, como parte de las calles y los acerados, posan bajo las sombras de postes y farolas alargadas hasta el infinito. Reivindican su sitio en la urbe más cosmopolita y trasladan estéticamente su visión realista y actual en las zonas más desconocidas.

En la otra, se visualiza la mirada más infantil, con una dualidad dinámica en rotulador negro y formas finas sobre un blanco luminoso con algunas escapadas en sombras interactuando con el pensamiento creativo.

Javier Cerrato se ubica debajo de un techo abovedado, interpretando con su cámara de fotos, un cartón pluma con diseños claros y objetivos definidos para jugar con sus formas y expresar la poesía colorista bajo los flashes y el gran angular, paliando la luz con una pantalla que dibuja sombras chinescas en la pared. De ahí que convine con tanta originalidad, las simetrías de espacios lineales limpios con perspectivas de poca profundidad en esas fugas infinitas hacia el cielo azul, con el plano como protagonistas.

El hormigón gris combina perfectamente con las frutas más jugosas, enviando las gamas grisáceas el cemento y el metal con la jugosidad de la frescura y los cuentos simples entre esquinas ligeras, rejas y ventanas cerradas.

Esta colección nos demuestra el mundo interior del artista expresado en las letras de una historia contada sin palabras. Solo con sus imágenes y su mirada subjetiva de lo que las formas y los objetos pueden contarnos en su vida cotidiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here