Milana Bonita Ley Defensa del Ferrocarril

La Plataforma Ciudadana Milana Bonita presentó la semana pasada los libros para recoger las firmas de los 45.000 extremeños que reclaman un debate en la cámara de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que los milanos presentaron en enero sobre el tren de Extremadura.

De esta manera, la plataforma ciudadana cumple el requisito de la ley de ILP que señala que los modelos de hojas de firmas deben ser enviadas “a la Junta Electoral para su revisión y sellado”, algo “que ya se ha cumplido”, según explicó el pasado lunes el portavoz de Milana Bonita, Juan Carlos López Duque.

Una vez hecho esto, lo que toca es el que los fedatarios, es decir, las personas encargadas de recoger y custodiar las firmas “presten promesa o juramento ante la Junta Electoral”.

Así, una vez hecho esto, se empezará con la recogida de firmas para que se pueda plantear en la Asamblea de Extremadura una Ley de Defensa de Ferrocarril en Extremadura y de sus viajeros.

Esta ley permitiría que los trenes pasaran una inspección técnica

Lo que Milana Bonita pretende con esta Ley de Defensa de Ferrocarril es que haya una legislación para que los trenes pasen una inspección técnica y ver si son idóneos para viajar por la región. También se demandan posibles “sanciones para los administradores de infraestructuras o servicios por incumplimientos o mal estado de las vías o los trenes y vagones”, según ha detallado López Duque.

De esta manera la ciudadanía también podría “reclamar y denunciar las incidencias” y la Asamblea de Extremadura podría conocer cuáles son las acciones que se llevan a cabo par mejorar las infraestructuras.

En este sentido, el portavoz de Milana Bonita, declaró que el camino para lograr estos objetivos está resultando “largo, complicado y anacrónico”, puesto que la ley que rige las ILP en Extremadura “es de 1985 y se nota que es del siglo pasado” enfatizó López Duque.

Una de las “vallas” que ha tenido que saltar Milana Bonita ha sido la de realizar fisicamente los libros, que se han impreso “gracias a la colaboración de los círculos empresariales”, en una muestra más de apoyo a la plataforma ciudadana.

Después ha habido que enviar físicamente los libros, esperar a que los sellen y ahora toca esperar de nueva a que todos los fedatarios vayan a Mérida “a la promesa o juramento en día y horario laboral”. Este hecho supone una gran complicación ya que “el poder conseguir personas que quieran serlo, ya que, aunque hay mucha gente implicada y comprometida, no pueden por sus trabajos el ir a ese acto”.

El proceso terminaría una vez que los fedatarios estén nombrados de forma legal. Una vez hecho esto comenzará la recogida de firmas propiamente dicha Por último, se va a realizar un calendario para dar planificar y dar a conocer el proyecto en las diferentes localidades en las que van a ir varias personas para recoger las 45.000 firma nacesarias para que se pueda llevar a cabo la Ley de Defensa de Ferrocarril en Extremadura.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here