Carolina Corchado traumatología quirón

Una vez terminada la carrera ¿Por qué elegiste traumatología?

Dentro de la medicina, la traumatología es una especialidad básica y universal y de las que más volumen de trabajo genera, lo cual se traduce en seguridad laboral. Además, es una especialidad con diversas subunidades puramente quirúrgicas, cada una muy diferentes entre sí. La tendencia de hoy en día es la superespecialización en cada una de estas unidades, para poder dar un servicio mejor. Evidentemente no es lo mismo operar un hombro o una rodilla, que un pie o la columna vertebral. Por ejemplo en mi caso, una de las cirugías con las que me encuentro más cómoda, es la de la patología del hombro, la que fue “patito feo” años atrás para los cirujanos ortopedas, se ha convertido en los últimos tiempos en objeto de múltiples estudios y estamos desarrollando técnicas totalmente novedosas.

Y la rodilla tal vez sea “la niña mimada” de muchos de nosotros, puesto que se están obteniendo resultados muy buenos en base a mejora de dolor y recuperación de la actividad previa en las lesiones tratadas.

¿Cuáles son las consultas más habituales en el día a día?

Las relacionadas con el dolor, bien sea originado por un trauma o, secundario, por dolencias degenerativas propias del envejecimiento natural.

En las personas más jóvenes las lesiones deportivas generan gran parte de las consultas (meniscos, ligamentos cruzados, manguito de los rotadores del hombro…).

“La cirugía de traumatología puede mejorar en muchos casos la calidad de vida de las personas”

En edades más avanzadas, entra en juego la cirugía protésica. En mi experiencia personal, un prótesis articular puede mejorar espectacularmente la calidad de vida de una persona, obteniendo muy buenos resultados en poco tiempo, incluso llegando a mejorar el estado general de ánimo.

Por último, no debemos dejar de hablar de las fracturas asociadas a la osteoporosis, más concretamente las fracturas de cadera, se han convertido a día de hoy casi en una epidemia en los países desarrollados por el aumento de la esperanza de vida de la población.

Desde que comenzó a ejercer ¿Cuáles son para usted los avances más significativos en el ámbito de la traumatología?

Sin lugar a dudas, la cirugía asistida por artroscopia. Es una herramienta muy valiosa para descubrir lesiones que con la cirugía abierta serían casi imposibles de diagnosticar. Además, disminuye el tiempo de hospitalización y acorta los tiempos de recuperación postoperatoria. Las articulaciones que más se han beneficiado de esto son sin duda el hombro y la rodilla.

¿Qué papel tiene el deporte tanto en las lesiones como en el mantenimiento de unos huesos sanos?

Es ampliamente conocido por todos los beneficios para la salud que aporta realizar una actividad deportiva periódicamente y de intensidad moderada: mejora la flexibilidad y movilidad de las articulaciones, aumenta el tono y la fuerza muscular, incrementa la densidad mineral ósea, ayuda a mantener el peso corporal, regula las cifras de tensión arterial…Hay que practicar deporte con sentido común, puesto que también genera gran cantidad de lesiones en el aparato músculo esquelético.

Las mujeres pierden densidad ósea cuando llegan a la menopausia con el consiguiente deterioro de las articulaciones y riesgo de rotura ¿Qué recomendarías desde el ámbito de la traumatología para evitar problemas?

Para prevenir la osteoporosis se aconseja una dieta equilibrada especialmente rica en calcio y vitamina D y realizar ejercicio de manera regular desde la juventud. Los hábitos saludables son mucho más efectivos si se inician desde edades tempranas.

“Los hábitos saludables son mucho más efectivos si se inician desde edades tempranas”

En pacientes ancianos es necesario tomar las medidas necesarias para evitar las caídas, como la utilización de bastones, retirar las alfombras del domicilio o todos aquellos objetos con los que puedan tropezar.

Una de las dolencias más frecuentes es la del dolor, que en muchas ocasiones es crónico ¿Cómo aborda la traumatología estas patologías?

Cuando las medidas farmacológicas y la fisioterapia fracasan en el tratamiento del dolor, debemos valorar si la cirugía puede o no mejorar la calidad de vida del paciente. La cirugía de traumatología puede mejorar en muchos casos ampliamente la calidad de vida de una persona.

Por último, ¿Qué consejo le daría a nuestros lectores para cuidar sus huesos?

El ‘secreto’ es el que conocemos todos… llevar una dieta equilibrada, realizar deporte con moderación y prevenir la obesidad.

Carolina Corchado. 
Traumatóloga / Hospital Quirónsalud Cáceres


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here