Q-HOSP-EX_CACERES-HORZ_positivo-COLOR_CMYKJose-Luis-Teruel,-Traumatologo

Estudió Medicina en la Universidad de Salamanca y la especialidad en el Hospital Virgen del Puerto, donde trabaja como médico traumatólogo desde 2012, además de pasar consulta en el Hospital Quirónsalud.

El diagnóstico es una pieza clave en traumatología…
Sin duda. La importancia del diagnóstico de alta precisión para una traumatología personalizada es un aspecto muy importante que trabajamos en este hospital. Es indispensable llegar a un diagnóstico de certeza para saber si hay que recomendar cualquier tipo de intervención quirúrgica. Para eso es necesario hacer una valoración completa del paciente, porque puede ser que pese a las pruebas complementarias (radiografía, ecografía, resonancia magnética) el dolor persista. Por eso, la medicina, la terapia hay que adaptarla a cada paciente, pero siempre basada en un diagnóstico preciso.

En este sentido, se debe orientar al paciente e informarle adecuadamente…
Desde que el paciente entra por la puerta, ya tienes que tener claro por dónde van los tiros. Hay que preguntar la profesión, la edad, si practica deporte habitualmente. Hay que manejar toda la información adecuadamente. Porque no es lo mismo una tendinitis en un trabajador con un movimiento repetitivo, que una lesión por practicar deporte durante el fin de semana.
Hay que operar cuando los medios de los que disponemos (fisioterapia, rehabilitación, medicación) no aportan nada al paciente para su mejoría. Lógicamente, la edad es un factor muy importante para decantarse por la cirugía.

¿Cómo saber si hay que operar?
En esta especialidad tratamos fracturas, esguinces y otras lesiones traumáticas. Nuestra formación está orientada hacia el tratamiento quirúrgico, pero no siempre es necesario. Un buen cirujano no es el que señala cuando hay que operar, sin sobre todo cuando no hay que operar.

“Los jóvenes tienen una educación postural mala y son más sedentarios que antes”

Con respecto a los dolores musculares, ¿cree que las personas se automedican en exceso?
Demasiado. Lógicamente, los analgésicos y antiinflamatorios son necesarios, pero la gente está acostumbrada a tomar demasiados analgésicos en cuanto nota el más mínimo dolor en las articulaciones. A esta ingesta excesiva de analgésicos (como el ibuprofeno) el cuerpo termina acostumbrándose. Y en algunos casos es mucho mejor acudir al fisioterapeuta para realizar una terapia física (calor, estiramiento), que automedicarse sin control. Aunque cualquier antiinflamatorio de venta libre tiene un uso bastante seguro.
En cualquier caso, si uno tiene un dolor continuado –lumbalgias, que es el más común en la edad adulta– debe acudir al médico para que le evalúe. Cualquier dolor que se sale del rango de la normalidad, debe tratarlo un especialista, automedicarse no es la solución.

¿La fiebre del ‘running’ está provocando un aumento de patologías?
Sin duda. Mucha patología que antes no se veía. La rodilla del corredor, fascitis plantar y tendinosis.
La primera es la causa más frecuente de dolor en la zona lateral de la rodilla en corredores. Es el Síndrome de Fricción de la Banda Iliotibilal o Cintilla Iliotibial. Es típico que comience de forma gradual, limitando el tiempo de carrera.
En cuanto a la tendinosis, que es una patología que está aumentando mucho. es el término médico utilizado para describir los tendones inflamados o irritados que no se curan con el tiempo y comienzan a degenerarse.

¿Qué importancia juegan la educación física y postural?
La educación física y postural es muy importante para prevenir futuros problemas. Se tenga la edad que se tenga. Por otro lado, la vida sedentaria no ayuda nada.
Una lumbalgia se puede evitar, en la mayoría de los casos, con unas normas posturales estrictas y un buen estiramiento. Evitar cargar pesos, recomendaciones a la hora de estar sentados, conducir, dormir e incluso ver la televisión. Ahora, cada vez más tenemos casos de jóvenes con lumbalgias porque estudian en el sofá o se tiran horas con los ‘smartphones’ con malas posturas. Los más jóvenes tienen una educación postural aun peor que antes y además son incluso más sedentarios por el avance de las nuevas tecnologías y dejar de jugar en la calle.
Pasar mucho tiempo en el sofá supone no ejercitar la musculatura, algo necesario para afrontar los retos de la vida diaria. Una movilidad necesaria para evitar enfermedades crónicas como lumbalgias, fibromialgias, etc.

*Traumatólogo
Hospital Quirónsalud Cáceres

Captura de pantalla 2016-04-18 a la(s) 11.38.55