Ayudas a pymes, promoción turística y obras públicas, las claves del Ayuntamiento de Cáceres para superar la crisis económica del COVID-19

El Ayuntamiento de Cáceres ha informado esta mañana de su plan de choque para que la economía de la ciudad se recupere de la crisis económica que está provocando su paralización por el coronavirus. 

El objetivo es destinar 3,1 millones de euros de recursos propios al “plan del día después”. Este incluye: “cobertura social, impulso económico y mantenimiento de la inversión pública” para la recuperación de la economía local y atender a las familias en riesgo de exclusión. En concreto, un millón de euros irán a parar a ayudas directas a las pymes y autónomos.  1,8 millones a políticas sociales, y los 300.000 euros restantes, a la promoción turística, para que Cáceres sea “un buen destino pos-covid”.

El alcalde cacereño, Luis Salaya, ha informado que este paquete de medidas del equipo de Gobierno se expondrán en la comisión de Economía, prevista para este jueves. En la misma, se tratarán también las propuestas de los demás grupos políticos. Una vez hecho esto, llegará el momento de formar grupos de trabajo para continuar perfilando el plan de emergencia para poder recuperar la economía local y la atención social.

Ayudas a pymes

Las empresas que hayan cesado la actividad o bajado sus ingresos en un 75% durante el estado de alarma, podrán optar a estas ayudas que tienen un valor total de un millón de euros.

La mecánica es la siguiente: primero se pagarán las ayudas y después se tendrán que justificar los gastos. De esta manera, el ayuntamiento quiere que “se reduzca al mínimo” el trámite burocrático. Cabe destacar que estas ayudas serán compatibles con las de otras instituciones. El objetivo real es “reforzar” el tejido empresarial y económico de Cáceres para lograr una remontada lo más rápida posible. 

Las empresas que quieran optar a estas ayudas deberán presentar el DNI del empresario o el CIF de la empresa. Además, si la empresa tiene empleados, habrá que justificarlo con la vida laboral de éstos. Esta subvención irá destinada a pagar alquileres de locales, los suministros como agua o luz, las nóminas de empleados, las cuotas de la Seguridad Social, la publicidad, así como tasas o tributos que no se pueden eliminar porque ya se ha producido el hecho impositivo.

Asimismo, el importe se va a repartir en varios tramos: hasta 1.000 euros de inicio al autónomo que lo solicite; 999 euros más si posee un local en la ciudad; 500 euros más si tiene de 1 a 4 empleados; 750 euros si emplea hasta a 9 personas; y 1.000 euros más para pymes con más de 10 empleados.

Como es natural, es un requisito “indispensable” que las empresas tengan su sede social y tributen en Cáceres. De la misma manera, tendrán que estar dados de alta como autónomos previamente a la declaración del estado de alarma. Por último, para poder optar a las ayudas de alquiler, el local tiene que estar ubicado en Cáceres.

Cáceres, un destino para después de la pandemia

Uno de los puntos fuertes de la economía cacereña es el turismo. Por esta razón, el ayuntamiento ha preparado una partida de 300.000 euros, para la promoción turística de la ciudad.  Así, el alcalde quiere “reactivar el sector al mayor ritmo posible”. Considera también que hay que vender Cáceres como “un buen destino pos-covid”. Esta cantidad supone cuatro veces más de lo que presupuesta cada año el ayuntamiento para este fin, según ha explicado Salaya.

Con relación a la financiación de estas ayudas sociales concretas se hará a través de la liberación del 20% del superávit de los presupuestos. Esta cantidad ya se puede emplear en gasto social, según ha avanzado el alcalde. Además, considera que se irán flexibilizando las normas de gasto y se pueda dedicar también a apoyo a empresas, por ejemplo.

Igualmente, algunos programas de la Universidad Popular (UP) se orientarán en a la formación en competencias claves. De igual modo, se contará con empresas para la ejecución de proyectos y se agilizarán trámites para ejecutar otros pendientes, como la teleasistencia. La misma estaba ya diseñada para ponerla en marcha con fondos europeos Edusi. A partir de ahora se ampliará el servicio y las áreas de actuación con otros medios económicos.

Obras públicas

Por último, el alcalde ha avanzado también que “todo irá acompañado de un plan de mantenimiento de la inversión pública”. “La posición del equipo de Gobierno ahora mismo es intentar mantener en la medida de lo posible la inversión pública”, ha apostillado el regidor. Este punto va a debatirse con los grupos de la oposición y con los agentes sociales. “Queremos intentar que se ejecuten las obras que están proyectadas para que el Ayuntamiento ayude y apoye al sector de la construcción”, ha recalcado.

Además de la utilización del superávit y las modificaciones presupuestarias, Salaya estudia la posibilidad de pedir un préstamo aunque su intención es “endeudarse lo menos posible”. Esto es así, explica, porque seguramente la crisis será “larga” y no conviene agotar los recursos financieros en los primeros meses. De todos modos, “de ser necesario acudir a estas medidas no nos temblará el pulso a la hora de endeudarnos”, ha declarado Salaya.

Por último, ha apoyado que, en esta crisis, se van a proponer “diferentes” soluciones a las que se tomaron en 2008, que van a permitir a los ayuntamientos poner en marcha propuestas de estímulo de la economía a través del gasto público.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here