MENU

Beber Zubrowka…

CHUPITOS

Reflexiones de un tenor/

ALONSO TORRES/

…es como escuchar violines en un prado a la luz de la luna; esto lo dijo Elliot Templenton, oliendo, antes de tragar a pequeños sorbos, su copita de vodka casi helado polaco (hay otros vodkas, sí, pero están todos en él; es como la vaina de decir, sí, hay otras mujeres, pero están todas en ti, y hay otros mundos, sí, también, pero están todos en este que nos acoge, acuna, porculiza y mata); más tarde, Sophie, que había sido jonkie en el París de los locos años 20, una de las acompañantes en aquella tarde de sir Templenton, junto con Larry e Isabelle, se perdió en la cocaína y entre las piernas más calientes y fuertes de la Ciudad de la Luz, las de Coco, acabando finalmente en la morgue, y Larry, su amor, recibió una paliza y se marchó para no volver.

La otra noche vino un amigo (Andreas) de tiempos pretéritos (erasmus del 99) a Cáceres La Talada, llamó a los colegas de entonces (en esta ciudad solo quedamos, de los de entonces, tres, y ya no somos los mismos), nos reunió en cierto bar (whiskey in the jar), y nos pusimos melancólicos, que nada tiene que ver con la nostalgia, pues ésta desea que volvamos atrás (cuando sabemos que es un imposible), y la otra (la melancolía) hace que aparezcan lágrimas en los ojos cuando en el corazón reina la alegría (qué cursilada). Seguía, el búlgaro (Andreas es búlgaro y toca el violín) tan loco como siempre, y con mil quinientos proyectos por hacer, y cuando nos quedamos solos (nuestra compañera de antaño se marchó antes, mucho antes) me dijo, “no nos vamos a ir a dormir, ¿verdad?”. “No”, contesté, y entonces, como un mago que hace aparecer de su chistera un conejo, sacó de su mochila una botella de vodka polaco. “A palo seco, como tú decías”. Y así fue.

 

Acabamos de tertulia política a las puertas de un puticlub (¿a ti cómo te gusta el vodka? A mí entre humo y putas) con estudiantes de Telecomunicaciones, Benjamín, Ismael, Joel y Carlos, y con un grupo de chicas muy empoderadas. Carlos organiza el Festival Ruta Rock que se celebra desde hace siete años (22 y 23 de julio) en Valencia de Alcántara. Gente preparada esta de Telecomunicaciones, preocupados por las cosas que le acaecen a la sociedad, concienciados, y dispuestos para la lucha (pero no la armada, no, esa, para Ernesto Cardenal, y en su juventud, para Gioconda Belli –si no lo han hecho todavía, lean, por favor, “El ojo de la mujer”, de la escritora nicaragüense-); buena gente que despidió entre aplausos a Andreas, que vino a emborracharse a Cáceres La Talada, y a tocar con su instrumento parte del concierto para violín y orquesta en Re Mayor Opus 35 de Tchaikovsky. “¿Recuerdas a quién se lo dedicaba?”. “Claro, cómo iba a olvidar a…”, y me cortó en seco, “no digas su nombre, he aprendido que cuando la recuerdo debo nadar hasta el fin del mundo, y una vez allí, ir a por los dragones, para que me devoren… hasta siempre, Alonso”. “Hasta siempre, Andreas”

 

Anterior noticia
Siguiente noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: