Vergeles respalda medidas contundentes para frenar el avance de la pandemia
El vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad, José María Vergeles. Junta de Extremadura. Archivo.

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha abogado por aplicar “medidas que sean contundentes” y están relacionadas con la “restricción social”, para frenar el avance de la pandemia, y siempre “intentando conjugarlo con el desarrollo social y económico que debe permitirse”.

Vergeles ha estimado que Extremadura está “probablemente en el momento más complicado de la pandemia”, con una incidencia superior a los mil casos por cada 100.000 habitantes, ante la que ha abogado por “intentar ir hacia un aislamiento”.

 José María Vergeles lo ha explicado en una entrevista este martes en la Cadena SER, en la que ha entendido que aunque de la situación actual “no tengan la culpa ni la hostelería ni el comercio”, es necesario realizar “una disminución de la oferta, del atractivo para que salgan a la calle”, una situación que “se tiene que tomar en serio la ciudadanía”.

Ante esta estampa, el consejero extremeño de Sanidad ha alertado de que “o somos capaces de restringir la movilidad, o no conseguiremos el objetivo de doblegar la curva”.

De todos modos, y sobre la posibilidad de un nuevo confinamiento, Vergeles ha indicado que no cree que el país “esté preparado para un nuevo confinamiento global”, una vez vistos los efectos que el primero tuvo sobre la economía, por lo que ha considerado que “entre todos deberíamos evitarlo”.

“Al virus le gusta la movilidad”

Con respecto a la situación que atraviesa Extremadura, que cuenta con la mayor incidencia del país con más de mil casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, Vergeles ha detallado que han incidido tres factores: el fin de semana del ‘Black Friday’, que dejó un “residual de contagios que no fuimos capaces de absorber” y después el Puente de Constitución aumentó la movilidad de la población.

En tercer lugar está el Plan de Navidad, que en Extremadura fue cancelado a principios de las fiestas, pero “eso parece que ha conducido a una comunicación a la ciudadanía de que el incremento de la movilidad se podía producir”.

Según ha indicado el titular extremeño de Sanidad, “a este virus le gusta muchísimo la movilidad, y siempre que se ha incrementado la movilidad el virus ha respondido provocando un incremento de los contagios”.

Por otro lado, Vergeles ha mencionado la “fatiga pandémica” que sufre la ciudadanía y ante la que se decidió que poner en marcha un Plan de Navidad “que era de mínimos”, porque “los datos en aquel momento eran buenos”, ya que Extremadura presentaba una incidencia de 145 casos por cada 100.000 habitantes a los 14 días.

Con estos datos, y “dada la situación en la que se encontraba la sociedad, después de casi un año luchando contra un enemigo que no se ve”, se planteó que “le permitiésemos a la sociedad, con ciertas restricciones, el que pudiesen celebrar una Navidad lo más parecida posible a lo que pudiera ser”.

De esta manera, Vergeles ha estimado que “la sociedad ha respondido haciendo un uso de una serie de movilidad con respecto a las restricciones que habíamos vivido casi todo este año”, que ha llevado a estas cifras que “no han dejado de crecer”.

Dada esta situación, el titular extremeño de Sanidad ha insistido en que “lo lamentable no son los contagios” de coronavirus, ya que éstos “solo hablan de principio de todo el proceso”, sino que “después de los contagios, a los 5 o 7 días empieza el incremento en el número de ingresos, a los pocos días, un incremento de personas que están en las UCI” y de las víctimas mortales.

Sobre si las medidas se adoptan demasiado tarde para frenar la pandemia, Vergeles ha admitido que “es cierto que puede estar dándose la circunstancia de que las medidas se adoptan después de reaccionar el virus”, ya que los números “siempre hablan de cómo se ha comportado ya el virus”.

En esta línea, la incidencia acumulada actual “se produce como consecuencia de la movilidad de hace entre 7 y 10 días”, por lo que el consejero de Sanidad ha admitido que “es difícil predecir y anteponerse a lo que va a ocurrir con el virus, pero en esa circunstancia es en la que nos tenemos que mover”.

Por último, Vergeles ha vuelto a apelar a la “responsabilidad individual y colectiva”, ya que “esto no lo arreglamos solo los políticos”, sino que se debe ser toda la sociedad: “O hacemos esa conjunción entre sociedad y política, desde la unidad de acción, o desde luego la situación va a seguir siendo muy complicada”, ha alertado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here