Vergeles descarta el confinamiento en Extremadura
El vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad, José María Vergeles. Junta de Extremadura. Archivo.

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha declarado este lunes que en la situación actual «no es aconsejable ir a un nuevo confinamiento» domiciliario como ocurrió en marzo, sino que ha optado por «intentar por todos los medios disminuir la movilidad».

Para ello es preciso «concienciarse todos de que tenemos que poner de nuestra parte», ha sentenciado Vergeles en una entrevista este lunes en Radio Nacional de España, en la que ha considerado que un nuevo confinamiento en Extremadura sería «muchísimo más deletéreo para el desarrollo social y económico de este país».

De todas maneras, Vergeles ha recordado que el hecho de decretar un confinamiento domiciliario generalizado no depende de las comunidades autónomas sino del Gobierno central. Posteriormente, ha indicado que la incidencia de la Covid-19 está creciendo en todas las regiones, por lo que ha avanzado que en el próximo pleno del Consejo Interterritorial de Sanidad tendrán que «adoptar medidas» en función de la evolución de la pandemia.

El titular extremeño de Sanidad ha opinado que en Extremadura se están «adoptando medidas muy duras» desde que comenzó a subir la incidencia de coronavirus en la región:   la suspensión del Plan de Navidad, el adelanto del toque de queda a las 22:00 horas, o el cierre de comercio y hostelería en 26 municipios de la región.

Sobre este cierre, Vergeles ha explicado que no entiende que las causas principales del incremento de contagios estén en los comercios, y «probablemente ni siquiera estén en los locales de hostelería», pero ha destacado la necesidad de, en la situación actual, «tomar medidas que reduzcan la movilidad», de ahí el cierre de estos establecimientos.

En este sentido, sobre las protestas de hosteleros y comerciantes por el cierre de sus locales, Vergeles ha indicado que entiende sus críticas, ya que «a nadie le gusta ser con quien se paguen los platos rotos de una pandemia de la que nadie tiene la culpa», pero ha apostillado que «en cuanto las cifras de incidencia nos los indiquen», comenzará «una desescalada de la que tiene que beneficiarse en primer lugar el pequeño comercio».

«No tenemos otra herramienta»

En esta línea, ha recordado que estas medidas de cierre de bares y tiendas se han tomado por siete días revisables, y «al mismo tiempo estamos poniendo en marcha un decreto de ayudas directas a ese pequeño comercio y a esa hostelería», dotado con 40 millones de euros y que «van a venir a aliviar en parte la difícil situación que tenemos».

Además, el titular de sanidad ha tildado como «buena noticia» la prórroga de los ERTEs hasta el 31 de mayo, y que «tiene que venir a ayudar a ese tejido productivo», al que según ha remarcado, «en cuanto podamos, le vamos a beneficiar».

Dada esta situación, el titular de Sanidad ha insistido que «en este momento no tenemos otras herramientas para disminuir la movilidad», que según ha explicado, «es lo que está detrás de los contagios y del incremento de las incidencias acumuladas».

Por último, Vergeles ha argumentado que a lo largo de la pandemia han adoptado «medidas muy proporcionadas» para intentar afectar lo mínimo a diversos sectores, pero ha considerado que «en este momento toca arrimar el hombro» porque «no tenemos otra herramienta», ha concluido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here