Un proyecto investiga 82 restos fósiles de yacimientos de la península, entre ellos los de Extremadura

Un equipo de investigación interdisciplinar estudia los fósiles descubiertos en 82 yacimientos arqueológicos, entre ellos algunos de Extremadura.

En concreto, los investigadores han analizado un total de 633 ejemplares de escafópodos, moluscos, dientes de tiburón y restos de mamíferos procedentes de 82 yacimientos arqueológicos de diferentes regiones (Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, Murcia y País Vasco en España y Alentejo, Algarve, Extremadura, Lisboa y Setúbal en Portugal).

La mayoría de los restos fósiles han sido recogidos en zonas próximas a los yacimientos arqueológicos, lo que indica su valor potencial como indicadores de aspectos sociales y simbólicos regionales durante la Prehistoria ibérica. Sin embargo, existen cambios a lo largo del periodo que los científicos han analizado y que responden a modas o tradiciones culturales diferentes.

De esta manera, el equipo de investigación interdisciplinar está compuesto por arqueólogos, arqueozoólogos, paleontólogos y geólogos de las universidades Autónoma de Madrid, Málaga, Granada, Córdoba y País Vasco, así como del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira e Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC), y ha está coordinado desde el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla.

Todos ellos han unido fuerzas para abordar el mayor registro de fósiles en contextos arqueológicos en la Península Ibérica hecho hasta el momento.

Con todo esto, a pesar de ser poco frecuentes, los fósiles parecen ser elementos habituales en los registros arqueológicos. Tanto s así que su presencia está documentada en algunos de los principales yacimientos arqueológicos de Iberia desde el Paleolítico (Altamira, Parpalló, Reclau Viver, Aitzbitarte, La Garma, Rascaño, El Juyo o La Pileta) hasta la edad de los metales (Los Millares, Valencina de la Concepción, Los Castillejos, El Argar, Fuente Álamo, Vila Nova de São Pedro, etcétera).

La Península Ibérica, además, cuenta con uno de los registros paleontológicos más ricos del occidente de Europa. No obstante, “los indicios de recolección y uso de fósiles durante la Prehistoria en yacimientos ibéricos eran en general escasos, de modo que la documentación de este comportamiento presentaba una situación anómala, respecto a otras regiones de Europa, donde se habían publicado numerosos estudios sobre esta práctica”, aclara el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Sevilla y responsable principal del estudio, Miguel Cortés.

Por otro lado, se confirma la necesidad de implementar un enfoque metodológico interdisciplinar que permita detectar y estudiar los fósiles que todavía esperan un análisis  de las colecciones zooarqueológicas depositadas en museos e instituciones. En esta línea, este trabajo abre una nueva camino para aproximarse a los registros arqueozoológicos procedentes de yacimientos arqueológicos, al detectar algunos casos en los que es necesario una revisión.

“Este trabajo puede servir para revalorizar un registro poco conocido y empezar a solucionar la aparente anomalía de la recolección de fósiles por parte de las comunidades prehistóricas ibéricas respecto a otras áreas de Europa occidental”, concluye el doctor Cortés.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here