Turismo nacional después de la crisis del COVID-19
Valle del Jerte. Archivo

El turismo nacional será el protagonista de los viajes de los españoles durante los próximos meses. Por supuesto, todo dependerá de las medidas que dicten las autoridades sanitarias por el COVID-19. Así, el Barómetro Turístico Braintrust afirma que el 85% de los desplazamientos serán por el territorio nacional, sobre todo por Andalucía (21%) y Galicia (11%).

Después de estas dos regiones, los destinos de los viajes veraniegos más populares serán  Castilla y León(10%), Cataluña (10%), Comunidad Valenciana (10%) y Asturias (9%), que seguramente este año se llenen de turistas autóctonos.

El informe subraya además que que volverá el turismo nacional, una vez termine el proceso de desescalada, no tendrán mucho que ver con el turismo masivo de otros años. En esta línea, alternativas como vivir experiencias con la naturaleza, el aire libre y con el distanciamiento social conveniente. Por tanto, el turismo de interior se verá beneficiado frente al clásico turismo de playa. 

Por otra parte, las modalidades de viajes van a disminuir. Ahora la forma de viajar preferida son los viajes sueltos en un 75%, desplazando así a los paquetes turísticos (más asociados a un concepto masivo) para otra más adelante. Hay que insistir que todo viaje debe cumplir las garantías de seguridad pertinentes, tanto en los medios de transporte como en los alojamientos y servicios de entretenimiento.

Desciende el uso de las agencias de viajes

Durante los últimos años el uso de agencias de viajes ha ido a la baja. Tanto es así, que solamente un 22% de los usuarios optaban por reservar sus vacaciones con este servicio. Un 33% lo hacía online e incluso un 45% prefiere hacerlo directamente a través del vendedor sin intermediarios.

Según las cifras que aporta el Barómetro Braintrust, la seguridad, la fiabilidad y la garantía se perfilaban como los atributos de mayor valor para las personas que usaban las agencias de viajes con un 34% por delante de la comodidad con un 25%, del asesoramiento con un 17% o del trato y cercanía con un 16%. Estos porcentajes cambiarán de forma radical tras esta crisis.  

No obstante, según el análisis de Braintrust, le de uso de las agencias de viaje cambiarán de forma importante una vez que pase la crisis sanitaria.  Así, las agencias de viajes se van a considerar como un canal diferente, único y seguro donde los agentes de viajes pongan al servicio del cliente su experiencia, su conocimiento y su asesoramiento.

Por todo esto se apuesta por la vuelta al uso de las agencias de viaje tradicionales, sobre todo entre los jóvenes, que son el grupo de edad que más alejado se ha mantenido durante los últimos años.

Para lograr este objetivo, Braintrust aconseja que las agencias de viajes tienen que cambiar de estrategia publicitaria. En lugar de enfocarse en los precios y el destino, deben centrarse en la propia experiencia del viaje de principio a fin. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here