El último amor de Lorca. JC Corrales
'El último amor de Lorca'. JC Corrales.

JC Corrales, artista de variedades. Lo mismo te pones un tacón para ser Privan de Camp, el peor Dj de España, que cantas por Raphael… y de repente un Lorca ¿Cómo surge este proyecto?

Federico García Lorca es el poeta y dramaturgo español más importante del siglo XX. Todos los actores necesitamos, en algún momento, beber de él. De su obra, está todo hecho y reinterpretado pero de su vida, de su entorno, de su forma de ser, no hay prácticamente ningún trabajo teatral.

En 2010 fallece Juan Ramírez de Lucas, crítico de arte español, dejando en herencia una caja que contiene un manuscrito, dibujos, poesías y una carta de Federico García Lorca, en la que se revela que él fue el último amor del poeta.

Otoniel Ramírez de Lucas, sobrino de Juan Ramírez vive en Badajoz y, a través de una amiga en común (la periodista Elisa Blázquez), tuve la inmensa suerte de conocerlo y nos mostró ese manuscrito.

La historia era apasionante y nos permitía poner en escena uno de los momentos históricos de mayor transcendencia cultural del Siglo XX: La recreación de un ambiente socio-político marcado por el logro de los derechos de la mujer y la libertad de amar y que fueron terriblemente truncados por un devenir que nos ha marcado a todos

Miguel Murillo convirtió esta historia en una tragicomedia y bajo la dirección de José Raynaud la llenamos de Música, baile, poesía y teatro que se funden de la mano de personajes como Lorca, Margarita Xirgu o Pura Ucelay.

Una puesta en escena maravillosa, con 4 actores y 3 actrices increíbles, que me ha permitido volver a mi registro dramático, que tanto me apetecía, después de interpretar a Miguel de Molina

¿Crees que, a día de hoy pese a los avances conseguidos por diferentes colectivos, hay que reivindicar la memoria?

‘Reivindicar’… está tan manoseada la palabra que creo que ha perdido su significado.

Con la memoria, más que reivindicarla, lo que hay que hacer es no perderla. Alguien dijo que “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”… Y al paso que vamos, la condena, se está haciendo cada vez más firme. Necesitamos verdad, justicia y reparación.

Los acontecimientos políticos actuales nos están llevando a una situación de odio y separatismo, en muchos puntos, semejante a 1936, donde había infinidad de partidos y sindicatos completamente fragmentadados y cada uno solo se preocupaba por lo suyo, donde una ultraderecha crecía y se alimentaba con hastío de la situación que se vivía… y ya sabemos todos como terminó la cosa.

¿Queremos que se repitan situaciones como aquella? Claramente no. Y más en una sociedad avanzada y democrática que ha costado 40 años construir. ¿Cómo se consigue? No olvidando. Recordando, teniendo presente lo que ya hemos vivido y no queremos que se repita.

Solo hay una forma de luchar contra la intransigencia. Siendo intransigente (desgraciadamente). Y esto nos lo demuestra la memoria.

¿Es esta falta de memoria un mal endémico de España?

No es un mal de España. Es un mal del mundo. La falta de memoria se convierte en memoria selectiva y solo recordamos lo que nos interesa o nos marca. Los Españoles recordamos el siglo XX por una Guerra y una dictadura que cambió España para siempre pero olvidamos que, en ese mismo siglo, a nivel mundial, hubo una Primera Guerra Mundial, que olvidaron rápidamente para hace una Segunda y después una Guerra Fría… En cuanto a enfermedades o pandemias no hace tanto del Ébola o la Gripe A. La falta de memoria es un mal endémico de la humanidad.

Así que no hay mejor plan para el confinamiento que disfrutar de ‘El último amor de Lorca’ ¿Dónde lo vemos?

Pues de momento en ningún sitio… jajaja. Hasta septiembre no volvemos a los teatros con el montaje. Hay iniciativas mediante las cuales puedes ver obras de teatro en casa… Pero soy de los que piensan que el teatro hay que verlo en un teatro… ¿Ver un parque de atracciones en la tablet es lo mismo que estar en él?… va a ser que no….

¿Qué te parece la iniciativa Planex?

Todo un acierto. Y sí, ‘El último amor de Lorca’ se puede ver aquí también. Además, es una forma de que el público no nos olvide, de que tengan ganas de volver a los teatros y ver espectáculos en vivo.

El último amor de Lorca – Capítulo 1

Para el confinamiento ha sido una alternativa y un entretenimiento… a la larga, veo esta plataforma como un lugar de presentación y publicidad de proyectos, una biblioteca virtual donde poder consultar obras e interesarte por ellas.

Como artista ¿Cómo te ha afectado el cese de actividad?

En esto he tenido mucha suerte, Un mes antes de la pandemia yo contaba, en redes, que este año iba a trabajar menos, que iba a cumplir con los compromisos que tenía y poco más, que necesitaba descansar (en estos últimos 10 años he llegado a estar en 8 espectáculos a la vez, actuando todos los días en verano, produciendo nuevos espectáculos, distribuyéndolos y actuando en ellos en los meses de invierno, combinando todo con la radio y la publicidad, una locura)

Gracias a la excelente labor y compromiso por parte de los programadores, cuando llegó el cese, pudimos pasar las fechas con actuaciones al otoño por lo que, entre el año de descanso que quería tener y el aplazamiento de fechas, realmente no he perdido mucho trabajo.

¿Ves alguna solución a corto o medio plazo? Hay que empezar a pagar las facturas…

Hay que cambiar la política del miedo por la de la concienciación. Por ejemplo, el otro día leía una noticia que decía: “Hacer del Festival de Mérida un laboratorio puede convertir a los Extremeños en conejillos de indias”.

Claramente la noticia es alarmista y crea una sensación de miedo innecesaria que te quita las ganas de ir al teatro. Una persona que está informada de las medidas y riesgos que hay y es responsable de cumplirlas, no tiene por qué sentirse un conejillo de indias ni tener miedo.

Decía la noticia que qué pasaría si hubiese contagios en el festival… ¿Y si hay contagios en las terrazas de los bares? ¿Y si hay contagios en lo supermercados? ¿cerramos todo?

Tenemos que trabajar en ser responsables, estar concienciados con la ‘nueva normalidad’ y ser solidarios. Cumpliendo las normas sanitarias todo tiene que ir bien.

Si el Festival de Mérida funciona será el motor que motive a muchas localidades a volver a contratar espectáculos, será un ejemplo, un referente de normalidad.

Agoreros ya hay muchos. Necesitamos optimistas.

Por último, ¿me adelantas algo de tus próximos proyectos?

Pues estas ‘vacaciones’ me han venido de lujo para recargar las baterías. Lo primero que vamos a hacer es una revisión de texto de una comedia, muy loca, que llevamos representando más de 7 años. ‘Las Peregrinas en una pandemia fina’ será el nuevo título de la obra.

A finales de verano comienzo la coproducción, con Alberto Moreno y Toni Diaz, de una comedia musical que hablará de la transfobia, desde un punto de vista desenfadado y distinto al que estamos acostumbrados, que va a llegar muy bien al público.

Y en invierno me meto de lleno en la preproducción, de cara a 2021, de una nueva obra de teatro de la que todavía no puedo decir nada.

Y por supuesto todas tenemos pendiente: Horteralia en el WiZink Center de Madrid ¡Olé! 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here