Entre Acebo y Hoyos se encuentra uno de los hoteles más peculiares de Extremadura, capaz de generar su propia energía, filtrar su propia agua y camuflarse incluso con el singular y bello paisaje de la Sierra de Gata. Un edificio sostenible que está unido a otro, que se ha convertido en la sede de la Fundación Phi, una organización nacional formada por voluntarios de toda España y que lleva por bandera la defensa de principios armónicos para el hombre a través de cinco áreas: cuerpo, mente, espíritu, entorno natural y entorno social. Además, participa de forma activa en proyectos de cooperación nacional, gestionan pisos para emigrantes, e internacional a través de oenegés como CWCS, dedicada a velar por la protección de las mujeres y las niñas de África. La Fundación ha querido vincularse a Extremadura porque, según uno de los miembros de la organización y secretario de la misma, Emilio Aliaga, la comunidad tiene los mismos valores que su organización y de hecho, la apuesta ha sido tan grande que Campus Phi ha trasladado su sede desde Valencia hasta Acebo, un cambio bastante significativo.

Experiencia saludable

Esta iniciativa ha sido avalada por el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien inauguró el hotel y la sede la semana pasada y aseguró que era “un claro ejemplo de economía verde y circular”. Su sistema de funcionamiento respeta al 100% la naturaleza y además de producir su propia electricidad gracias a paneles fotovoltaicos, ecogestionan el ciclo del agua para autoabastecerse. Asimismo, defenderán también sus ideales a través del restaurante del hotel, que será vegetariano y ofrecerá solo productos ecológicos para que el visitante pueda completar su experiencia. “El objetivo es que el visitante venga aquí y compruebe que se puede vivir de forma sostenible”, subraya Aliaga.

El secretario de la Fundación ha querido dejar claro que la sede de la fundación y el hotel funcionan tienen dos formas de funcionar distintas, aunque ambos defienden los mismos valores. Los trabajadores del hotel, que serán unos 14, son empleados al uso con contratos laborales, mientras que la fundación cuenta con voluntarios. “La Fundación Phi reúne gente con mucho talento de toda Europa y contamos con embajadores por muchas ciudades”, afirma Aliaga.

Fue gracias a unos de estos embajadores en Extremadura cómo llegaron hasta la provincia de Cáceres. “Hemos encontrado el sitio perfecto”, destaca el secretario, quien añade que la región es “una zona maravillosa y un espacio virgen con mucho potencial”. Son 34 hectáreas ubicadas en concreto, en la Finca las Siete Fuentes donde la Fundación tenía pensado construir varios edificios más, pero que finalmente se ha decantado por estos dos, sin descartar un proyecto más amplio.

Raíces en Sierra de Gata

La conexión con esta zona de la provincia no se ciñe exclusivamente a esta reciente construcción sino que como comenta Aliaga, la relación es más estrecha. De hecho, el contacto tanto con el alcalde de Hoyos, Óscar Antúnez, como con el alcalde de Acebo, Javier Alviz, es muy fluido y también han creado vínculos con algunas entidades locales como la Asociación ‘Somos Sierra de Gata’. Junto a esta última, el año pasado organizaron una asamblea para abordar los retos de la comarca, entre los que se encuentran el aumento de la calidad de vida de la zona, la despoblación o la economía.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here