puedo escribir historias de La Chary hasta que me muera
El cineasta y escritor Julián Quintanilla

A ver, ‘Juli’, ¿en qué momento se te ocurre contar una historia del barrio pacense de San Roque?

Siempre tuve ese plan en la cabeza. De hecho, di una entrevista en el año 2006, cuando me admitieron en la escuela de guionistas de París, donde destacaban una frase mía que reza “No voy a parar hasta que San Roque sea famoso en el mundo entero”. Buscadla. Alguna gente no entendió ese titular: les pareció exagerado y me lo recriminaron riéndose de mí a la cara. Pero yo, con lo cabezón que soy, seguí a lo mío. Ahorré muchos años lo que gané con un éxito que tuve en el teatro y me produje mi peliculita yo. Soy de paso lento, pero llegar llego.

¿Cómo recuerdas el rodaje?

Con mucha pasión y con mucha ayuda de mis vecinas y vecinos de San Roque. Yo estaba desatado porque varias personas del equipo querían hacerme a su manera, a mí, la película de mi madre muerta. Así que tuve que ponerme en jarras, como La Chary, ponerlos en su sitio y ser yo mismo de una vez. Me sentí más auténtico que nunca. Y nunca olvidaré el aplauso del barrio entero cuando la Chary regresó metida en el cuerpo de la actriz para gritar en su barrio, y el mismísimo día de su cumpleaños en la vida real, la frase que han visto 20 millones de personas: ‘En esta puta vida y para dos días que vamos a vivir, que cada uno se coma lo que quiera, mientras no moleste a nadie. ¿Estamos?’. Aquel aplauso fue un gran presagio y una gran resurrección. Aquel día… La Chary había vuelto a la vida. Y yo lo había grabado.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El cariño de toda esta gente. 😊 Me siguen llegando mensajes de medio mundo expresando su gratitud por nuestra peliculita #ElMundoEntero, que ya es de todos. Por si hay dudas y aunque en el pasado algún que otro caciquista se haya empeñado en hacerme sentir lo contrario, yo me siento profeta en mi tierra, porque tengo el cariño de mi gente y ell@s el mío. 400 mil visionados completos, en más de 100 países, y 20 millones de reproducciones de la escena viral de #LaChary. ¡100 mil más en 15 días! Ya me puedo morir tranquilo. ¡Compartidlo, please! Besos para tod@s y #FelizDomingo. >>> ver.elmundoentero.com #Badajoz #Extremadura #España

Una publicación compartida de Julián Quintanilla (@quintanillaconq) el

¿Cómo ha sido trabajar con esa fuerza de la naturaleza llamada Loles León?

Igual que enfrentarse a un toro de Mihura. Explosivo. Ya se ve en pantalla, ¿no? Si he podido dirigirla a ella con éxito, ya podéis mandarme a Meryl Streep, que saldré airoso.

Por si fuera poco el éxito del mediometraje, estas arrasando también con la novela ¿esperabas este éxito?

No. Porque llevo año y medio encerrado escribiendo sin que nadie se acuerde de mí. Después del éxito de mi mediometraje, nadie me hizo ni caso con el proyecto de mi largometraje y eso que convencí a un reparto de lujo. Y cuando digo “nadie” me refiero a los poderes públicos y privados, no a mi gente y a mis seguidores, que me apoyan incondicionalmente y a los que yo quiero con locura. De hecho, en mi último evento público (el Premio Avuelapluma que me concedisteis vosotros), la Consejera de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura me humilló y me trató como un perro. Algún día contaré la historia completa, bien contada con pelos y señales, porque fue muy, pero que muy grave. Y el resultado fue más grave aún. No solo para mí, sino para todo el pueblo extremeño que paga sus impuestos. ¿Adónde va el dinero para hacer cine de la Junta de Extremadura? A directores nacidos en Madrid, que lo sepa el mundo entero.

El año en el a que a mí me denegaron la subvención para hacer mi película, fue así. Yo tenía un proyectazo con cartas firmadas de Loles León, Carmen Maura, Marisa Paredes, Luisa Gavasa y Álvaro de Luna, entre otros, para los personajes principales. Las puedo enseñar. Y tenía también una carta de un exhibidor francés para poner la película en 22 cines y otra del Festival de Cleveland, que tiene 100 mil espectadores anuales, para estrenarla en USA por todo lo alto. Además de un distribuidor internacional que hubiera hecho que la película se viera en el mundo entero. ¿Qué más querían? Y cuando le pedí explicaciones al presidente Fernández Vara, en su despacho, me dijo que tenían muchos intereses creados. ¡Me lo dijo a la cara! El despotismo está a veces está encubierto por cargos públicos con supuestas ideologías progresistas, pero que cuando les interesa se comportan como puros caciques. ¿La prueba viviente? Yo, que he sido víctima de ello. Pero a mi plin. Yo enseguida pensé: ¿No queréis que cuenta esta historia? ¿Me queréis tapar la boca? Pues ahora os vais a cagar. Y escribí la novela.

Además de la Chary, con estos tiempos tan extraños ¿tienes nuevos proyectos?

Sí. Y además, puedo escribir historias de La Chary hasta que me muera. Pero de momento, rodar, no puedo rodar, porque necesito encontrar un padrino. En esta puta vida, como decía La Chary, “quien no tiene padrino, no se bautiza”. Yo siempre quise pensar lo contrario, pero al final le tengo que dar la razón a ella. O que se me junten todas las muertas en el cielo y provoquen un milagro al estilo de los panes y los peces: que yo venda 1 millón de ejemplares de mi novela para poder producírmela yo. Y si no consigo volver a hacer cine, seguiré escribiendo novelas la vida entera. Pero para callarme, van a tener que matarme e inventar que me he suicidado, porque he sufrido mucho estos dos años y me he cansado. ¡Ya no me callo más!

Creo que en tu obra reivindicas el papel de personas anónimas que hicieron mucho, casi sin querer, por los derechos humanos. Pese a lo que se ha avanzado ¿Crees que es necesario recordar de dónde venimos?

Por supuesto y ahora más que nunca, con el auge de la política basura. Los políticos solo quieren que nos peleemos entre nosotros para ganarse la silla. El artista debe darse a si mismo la misión de ser valiente y recordarle al mundo que no debemos entrar en ese juego. A ellos les da de comer que nos matemos, igual que dos boxeadores se matan en un ring mientras la gente apuesta y hace rico al que organiza la pelea. Yo entonces alzo la voz. Que nadie te robe, a cambio de un voto barato, tu bondad ni tu amor hacia los demás.

En este sentido, ¿qué opinas sobre una corriente que hay dentro del colectivo LGTBI que rescata personajes olvidados o rompedores en su época? Por ejemplo, Valeria Vegas con ‘Vestidas de Azul’ o el trabajo que realiza la Lacah.

Visibilizar es dar vida. Al fascismo le interesa opacar y borrar de la historia a todas las personas que han sido revolucionarias, en su pequeño o gran universo. Sacarlas a la luz es hacer justicia poética y universal con la belleza del mundo. Reconciliarnos con la mejor versión de nosotros mismos.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios internacionales que me emocionan, sobre todo cuando estoy a punto de sacar la nueva historia de #LaChary. 😊 #thankyou from both of us!

Una publicación compartida de Julián Quintanilla (@quintanillaconq) el

Por último, con esta escalada de la pandemia del odio ¿se puede cambiar el mundo entero con un pequeño gesto?

Sí. Y además darse cuenta de eso es una gran revolución. Por eso los grandes poderes no quieren que lo sepamos. A ellos les interesa que seamos sus marionetas. Pero si tú te propones cambiar tu mundo con un pequeño gesto, sin miedo, ese gesto puede por mil multiplicarse hasta arrasar con la maldad. Mi novela ‘La Vida Entera’ habla de eso y de mucho más. Es un gran canto de esperanza y de justicia poética. Las gentes humildes del pueblo somos, en este momento, los olvidados del mundo. Ha llegado la hora de decir basta ya.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here