Nos maravilló el aljibe de San Francisco Javier

Lo primero que quiero saber es si ya conocíais Cáceres y qué idea teníais de esta ciudad extremeña.

La verdad es que no conocíamos la ciudad y más allá que es Patrimonio de la Humanidad y que fue galardonada como capital española de la gastronomía no teníamos muchos más datos de las actividades que había que ver en Cáceres capital.

 Entonces, ¿os ha sorprendido de la ciudad?

Muchísimo, principalmente el centro histórico. Cuando uno decide cruzar el arco de la estrella parece que ingresa en una dimensión paralela donde el tiempo se detuvo hace varios siglos. Esas construcciones levantadas piedra a piedra dibujando un casco antiguo que ha permanecido prácticamente inalterable a lo largo de los siglos es su mejor carta de presentación al mundo.

Lo más conocido es la parte antigua y espero que hayáis probado los dulces de Santa Clara y hayáis besado los pies de San Pedro de Alcántara… ¿Recomendáis algún punto especial del Casco Histórico?

Siendo responsables con la situación de pandemia actual, debemos actuar con cautela y esperar a una nueva visita para poder besar los pies de San Pedro de Alcántara, así que desde aquí nos comprometemos a hacerlo en una próxima visita. Si hablamos de lo visible, nos sorprendieron las torres desmochadas por la historia que hay detrás de esa acción, en cambio si nos centramos en las edificaciones ocultas de Cáceres el aljibe situado en la iglesia de San Francisco Javier nos maravilló.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Vero4travel (@vero4travel)

 Además, habéis conocido enclaves como Maltravieso, donde se encuentran testimonios de arte neandertal y en medio de un barrio popular…

Más allá de los lugares típicos de ver en un día decidimos hacer una visita más extensa conociendo otros puntos de interés que no suelen aparecer en las principales guías. Decidimos visitar el centro de interpretación de Maltravieso para conocer más acerca de este hito del paleolítico.

Cambiando totalmente de época, no sé qué os pareció el Museo de Escultura al aire libre del Parque del Príncipe.

No esperábamos ver un parque de tan grandes dimensiones en una capital como Cáceres, después de observar lo cercano que estaba el hospedaje donde estábamos alojados (Gran Hotel Don Manuel) pensamos que sería una buena idea dar una vuelta pero sin grandes pretensiones. En esta época del año, primavera en estado puro, tanto los alrededores como la ciudad y el parque tenían una vegetación exuberante y predominaba el verde sobre otro color. Las esculturas nos parecieron interesantes porque no alteraban la vista y acompañan la visita al parque.

Uno de los atractivos de Cáceres es su gran oferta gastronómica ¿me contáis vuestro plato favorito?

Dentro de nuestros viajes por el mundo otorgamos a la gastronomía el espacio que merece. No hay mejor síntesis de la historia de una región que observando sus platos regionales ya que tanto la manera de cocinar como los ingredientes utilizados son un reflejo de sus civilizaciones y distintas identidades. En lo que respecta a Cáceres capital estuvimos recorriendo principalmente restaurantes gourmets y enfocados en la alta cocina (con vinos de Extremadura por supuesto) y tenemos claro nuestro plato favorito, el Timbal de carrillera ibérica de bellota sobre patata trufada y medallón de foie del Restaurante Tapería Santisteban. Obviamente tanto la propuesta como la presentación y el emplatado es de una categoría superior pero si analizamos los ingredientes nos daremos cuenta que son oriundos o autóctonos después de siglos de cosecha.

 ¿Y vuestra experiencia con la Torta del Casar?

No queríamos irnos de la provincia sin visitar una de las fábricas del queso extremeño más conocido (Al menos para nosotros). Del mismo modo que lo anterior, cuando hemos viajado a Irlanda, Italia o países de América Latina siempre visitamos bodegas de cerveza, whiskey, viñedos, campos de agave para el tequila o haciendas cafetaleras para aprender más sobre cómo en qué condiciones se cultiva o elabora, qué elementos son necesarios para la producción y qué importancia socioeconómica y cultural tiene en la región.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Vero4travel (@vero4travel)

En lo relativo a queserías el verano pasado estuvimos recorriendo los pueblos de Ámsterdam y alrededores buscando este tipo de experiencias y he de decir que nos gustó mucho más la explicación, recorrido y cata en Quesería Doña Francisca de la DO de Torta del Casar. 

Por último, en vuestro blog realizáis un  recorrido súper completo por Cáceres. Si tuvierais qué elegir algo… ¿con qué os quedaríais?

Más allá del citado aljibe, creo que Cáceres capital es una de las pocas ciudades que cuenta con una iluminación tan detallista que transforma la ciudad completamente haciendo que la visita diurna y la nocturna no sean para nada parecidas. Por lo tanto, animo a todo el mundo que visite la ciudad de Cáceres a través de un tour guiado debido a que cada piedra tiene una historia, incluso algunos muros tienen huesos!,  y pernocte al menos un par de noches para saborear la gastronomía (sea gourmet o más tradicional), disfrutar de un paseo nocturno y aprender a través de sus múltiples museos gratuitos o con entrada muy accesible entre 1,5-3 € de las diversas actividades y propuestas. Creo que la manera de entender el turismo tanto en la situación actual como post-covid nos debe invitar a reflexionar sobre la necesidad de realizar un viaje tranquilo conociendo parques (Sean turísticos o no), plazas más allá de las principales y barrios fuera del circuito. Para entender Cáceres como conjunto uno no puede quedarse solo en el centro histórico, debe “patear” los alrededores e intentar conocer más acerca de la historia y de los heroicos habitantes de la ciudad que la defendieron en múltiples ocasiones y que se convirtieron eternos con sus gestas al otro lado del charco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here