Clorinda Power. Marie Kondo

Mi ojito derecho
Clorinda Power

Muchísimas veces me he preguntado qué empuja a la buena gente a votar a partidos abiertamente clasistas, siendo el clasismo la actitud (más cerca de convertirse en religión) más sucia de este mundo.

Yo creo que si eres clasista, podrás ser racista, xenófobo intolerante, conservador, ¡o todo lo contrario! Y es que en un mundo en el que las clases sociales se diluyen, el clasista reaccionará ante la pobreza con racismo, xenofobia, intolerancia y conservadurismo. Y ante la riqueza, mostrará empatía (sobre todo con empatía), tolerancia y progresismo. Porque para los que siguen ordenando su pequeño mundo por clases sociales, la riqueza o la ausencia de ella es una herramienta estupenda para repeler el caos.

Las cosas ya valen más por su precio que por su valía

Y hablando de caos, ¿quieres un ejemplo tonto para saber si eres clasista? “Si pudieras, contratarías a Marie Kondo (la japonesa que te ordena la casa y, de paso, la vida)”. ¿Y otro ejemplo tonto para saber por qué siendo pobre votas a un partido clasista? “Te has comprado el libro de Marie Kondo ¡y por solo 15 €!”.

Por eso creo que saber por qué la buena gente insiste en votar al PP, un partido abiertamente clasista, y desde la aparición de VOX, ferozmente racista, xenófobo, intolerante y conservador… con los pobres. Esa buena gente insiste en votar al PP porque no quieren parecerse a los que votan a los partidos de izquierda. Los votantes de derecha creen que votar al PP les brinda un baño de oro de 24 kilates con el que mirarse cara a cara con una señora de Japón que lo único que hace es enseñarte a doblar la ropa como si fuera un puto peluche y cobrar un montón de dinero por ello.

Es verdad que las cosas ya valen más por su precio que por su valía. Y eso, para empezar, es semánticamente incorrecto. Como lo es votar al PP defendiendo que son un partido de centro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here