Votación útil, Clorinda Powers

Mi ojito derecho
Clorinda Power

Un día es San Valentín y al siguiente te convocan elecciones generales un 28 de abril. Cómo se nota que estas las convoca la izquierda. De hacerlo la derecha habría elegido un día que nos viniera bien a todos, no sé, Año Nuevo.

Ya, ya, ya. Se me ve el plumero, pero a ellos primero. Ayer me enteré de que PP, Ciudadanos y Vox hicieron circular un vídeo de la concentración en Colón en el que se veía la plaza llena. El vídeo era falso. En él se veía con claridad un edificio (el mismo en el que se aloja el Museo de Cera) que ya no existe. Y por supuesto, el día de la concentración, tampoco existía, como no existían las decenas de miles de personas que intentaron colarnos.

Porque este año me decantaré por el voto útil

Yo era una de las que se resistía a llamar ladrones a los votantes de partidos ladrones, de llamar fachas a los votantes de los partidos fachas, de llamar mentirosos a los votantes de los partidos mentirosos. Me sigo resistiendo a hacerlo en público, pero no en privado. Supongo que ya puedo decir alto y claro que me he convertido en mi padre.

Este año votaré al PSOE. Lo haré con guantes, pero no de los blancos, sino de los de látex. Porque este año me decantaré por el voto útil. Y de paso, le daré la razón a esas predicciones que vaticinan un desplome de Podemos (y otro del PP). Yo estoy tan desencantada de la política como tú, pero ambas debemos ser ciudadanas responsables y el 28 de abril celebrar la fiesta de la democracia como si no hubiera un mañana. Porque cada vez que hay elecciones eso es lo que nos jugamos: un mañana.

He de decir que votar a Podemos ha sido una de las cosas más honorables que he hecho en mi vida. Votar a Pablo Iglesias sin que me gustara la persona de Pablo Iglesias ha sido lo más digno que he hecho en mi vida. Darle mi voto al PSOE este año será lo más responsable que haga en lo que lleve de vida.

Muchísimo ánimo a los que pensáis como yo. No es fácil, pero es necesario. Y muchísimas gracias a los que no pensáis como yo. Aún hay tiempo para cambiar de opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here