Marce Solís Teatro extremeño MAE

Pese a que la situación es más favorable, la pandemia continúa, ¿cómo afrontas esta nueva edición de la MAE desde un punto de vista artístico?

Con muchas ganas y muy ilusionado, no solo como director artístico, sino también como espectador y consumidor habitual de teatro. Este año tenemos más estrenos que nunca, cinco estrenos absolutos y dos casi absolutos. Han sido muchas, variadas y con mucha calidad las propuestas presentadas y ha costado hacer la selección, pero creo que lo que se verá en la MAE 21 puede dar una visión acertada y representativa de lo que se está haciendo ahora en la artes escénicas.

Además, los trabajadores de la cultura necesitan exportar sus creaciones, ¿cómo se trabaja desde la MAE en este sentido?

Es una parte muy importante de la MAE contribuir a que las compañías tengan las herramientas suficientes para poder mostrar sus producciones mas allá de su lugar de procedencia. En este aspecto tenemos mucha suerte por la apuesta real que hace la Junta de Extremadura desde la Consejería de Cultura y la empresa pública Avante. A la vista de los resultados de estos años, la MAE está siendo un intermediario perfecto entre administraciones, la industria cultural y los demás sectores implicados.

¿Goza el teatro extremeño de buena salud?

Absolutamente. A la calidad y variedad ya demostrada de las producciones extremeñas se une también el riesgo de sus propuestas, y esto convierte al teatro extremeño en referencia. La prueba palpable es que en casi todos los festivales, muestras y programaciones nacionales hay casi siempre programada alguna obra extremeña.

Por tanto, habría que acabar ya con eso de que en “Extremadura no hay nada”… Sí, esa frase es ya antigua y sin validez alguna. La realidad indica todo lo contrario y los programadores lo saben, los espectadores y los medios especializados también. Estamos al mismo nivel de comunidades autónomas fértiles en artes escénicas, y esto es gracias al esfuerzo no solo de la administración sino también de las empresas teatrales y del sector en general, aún en tiempos difíciles y en situaciones complicadas.

Para terminar, por si alguien todavía no lo sabe, cuéntame por qué es necesario ir al teatro.

Hay tantas razones… Es un arte vivo, irrepetible, te entretiene, hace que socialices, ayuda a distraerse, a reflexionar, a ser mas crítico y empático, te desconecta de la rutina y te hace más culto. ¿Quieres más? Hace poco un grupo de psicólogos internacionales llegaron a la conclusión de que los que asisten al teatro (y a otros eventos culturales) se sentían más felices y esto aumentaba su calidad de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here