Los Secretos en el Palacio de Congresos

Voy a preguntarte por tus orígenes en la música ¿Queda algo de TOS o de los primeras canciones como Déjame, Ojos de Perdida o sobre un vidrio mojado en Los Secretos de 2020?

Yo creo que sí. Tuvimos la suerte de encontrar un estilo propio habiendo bebido de fuentes muy peculiares de los años 70. En este momento la música era lo importante y no el negocio. Todo esto, que nos hizo hacer lo que hicimos en su día, sigue intacto aunque un poco más evolucionado. 100% sí.

Sois un grupo mítico donde los haya con un montón de canciones que forman parte del imaginario popular ¿Cuál es el secreto, si es que lo hay, para evolucionar sin perder vuestro sello?

Eso ha tenido su coste. No ha sido tan fácil… nosotros en el año 83, en pleno apogeo de lo que sería la movida madrileña, nuestra discográfica nos echó a la calle. Nosotros íbamos fuera de la carretera principal, por unas secundarias que eran nuestro estilo.

Por eso, hemos pagado un precio en el que nunca hemos tenido un éxito aclamado. Nuestro éxito viene de segundas lecturas y del boca a boca de la gente. De formar parte del cancionero de una generación, pero si prestas atención a las listas de éxito nunca hemos sido número 1 en nada: ni en ventas de discos ni en número de conciertos. Tal vez nuestro mejor momento sea ahora. La independencia musical nos ha hecho atemporales. No hemos estado a una tendencia estilística ni a una moda. Hemos salido primero perjudicados, pero luego se ha mantenido nuestra esencia.

Un punto de inflexión, además de en la parte personal, también en la musical, fue el fallecimiento de tu hermano Enrique, ¿tiene esto algo esto algo que ver con la canción ‘Si pudiera parar el tiempo’?

Un poco sí… en los últimos años hemos visto como se ha ido gente como Manolo Tena o gente lejana, pero cercana para mí como Tom Petty, Bowie o Lou Reed se han marchado. Cuando la gente que ha sido tu faro y tu guía se va, ves que no hay reemplazo. Esta canción habla de eso, de quién ocupará ese lugar… siempre quedarán las canciones. Es una canción nostálgica que habla de que no tenemos ídolos en la música que no sea a través de redes sociales y rollos muy comerciales.

¿Es por esto por qué escribes en segunda persona?

¡No había caído! Mi hermano escribía mucho en primera persona porque no tenía ese pudor y esa timidez que tengo yo a la hora de escribir de cosas mías.

Escribir en segunda persona para contar la historia de otros sirve también como armamento, pero no había reparado en esto.

Venís a Cáceres a presentar vuestro último trabajo ‘Mi Paraíso’ ¿Cómo ha sido el proceso creativo de este disco para Los Secretos?

Ha sido largo y corto a la vez. Llevamos 4 años sin presentar disco y el último fue de versiones, que llevó mucho trabajo adaptar y sacarlas adelante. Quería que fuera un disco de canciones propias pero yo mismo me censuré porque hasta que no tuviera temas que me gustaran no iba a sacar un disco compuesto por mí, solamente por ventajas económicas.

Renunciamos a una etapa en la que no éramos muy creativos y empezamos a componer de nuevo. De hecho, la canción más antigua tendrá un par de años.

La canción homónima, que abre el disco, da la sensación de hartazgo… no sé si tiene algo que ver con el panorama actual…

Un poco es una especie de contestación al pasado musical que no me gustaba. Ten en cuenta que en la música hemos sufrido dos crisis en los últimos 10 años. Una es la digital: nunca se ha escuchado más música que ahora y sin embargo la gente no compra disco y las plataformas no cumplen una justicia digital con los creadores.

Esta canción habla de alguien que no le gusta lo que está viendo. Se levantan fronteras donde ante caían muros, se queman banderas donde antes se abrazaba la gente… yo vengo de una generación que ha superado la dictadura franquista para llegar a una democracia de las más abiertas y más chulas del mundo y no entiendo muy bien el panorama actual. Es una pequeña queja. Nuestro paraíso, en concreto el mío pueden ser dos: la ventaja que tenemos Los Secretos de tener nuestro propio jardín y mi casa, aunque apenas la piso, donde compongo, y que echo mucho de menos.

No puede ser que estemos levantando muros y generando odio.

¿Hay que creer en las utopías?

Yo creo que hay una utopía de fondo que es que por muy mal que estemos ahora, estamos destinados a entendernos si queremos sobrevivir como especie y como planeta.

El mundo tendría que ser un montón de instrumentos muy distintos pero tocando la misma canción.

¿Cómo va a ser el directo de ‘Los Secretos’?

Los Secretos ya tienen 40 años de experiencia y estamos en muy buena forma. Vamos a hacer una perfomance con vídeo y audio y, como no, tocaremos los clásicos. Será un concierto para todos los gustos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here