Pensionistas reclaman sus derechos en Cáceres

En 1919 se creó el Retiro Obrero Obligatorio, gestionado por el Instituto Nacional de Previsión, y destinado a asalariados entre 16 y 65 años. Este seguro protegía la vejez al ser considerada una invalidez por razones de edad. La retribución era de 1 peseta diaria y la financiaban las empresas y el Estado.

Para la Coordinadora por la Defensa del Sistema Público de Pensiones es necesaria su conmemoración porque, en palabras de su portavoz Francisco Javier Comín Pla, “fue una gran conquista social. En estos momentos que intentamos recuperar todas las prestaciones de los servicios sociales perdidas desde la crisis de 2.009, no viene mal recordarlo”, puesto que, prosigue “entre otras cosas, conviene desmentir el bulo de que la seguridad social la creo la dictadura”.

Ahora mismo, una pensión media en Extremadura no llega a los 800 euros, frente a los 960 de España. Con este panorama, Comín indica que las solución pasa por “subir las pensiones mínimas hasta los 1.084 €/mes como exige la carta social Europea, rubricada y firmada por el Estado español”. Cabe destacar además que este importe supone “el 60% del salario medio en España”, dice el portavoz.

La mejor herencia son unas jubilaciones protegidas en la Constitución

Esta plataforma pone de manifiesto que “desde el año 2.011 los pensionistas han perdido más del 20% de su poder adquisitivo. Además, continúa “las pensiones están indexadas en sus subidas al IPREM (como recomienda el Pacto de Toledo, conciliábulo entre empresarios, partidos y sindicatos, y, sin representación de los Pensionistas)”, narra Comín. “Nuestro colectivo considera que éstas deben estar indexadas al IPC y no subir el 0’25% que es un insulto para nosotros. De momento en 2.019 subirán el 1’6%, siempre y cuando se aprueben los presupuestos, con lo que ahora en 2.020 volverán al 0’25%”, detalla el portavoz, que también demanda que “los servicios básicos (agua, electricidad, gas y transporte) estén garantizados. También se debe eliminar el copago farmacéutico para garantizar una sanidad universal y de calidad”, sentencia.

Hay que hablar también de los trabajadores en activo. Por un lado, los jóvenes son los más preparados de la historia y, sin embargo, están sufriendo en sus carnes la precariedad. Por otro, la población está cada vez más envejecida. De hecho, el grueso de la pirámide lo componen personas de 40 a 44 años. Así, Comín explica que “los jóvenes son otro de los colectivos más perjudicados por la crisis, ¿Cómo van a encontrar trabajo si, además a los mayores cada día tenemos una jubilación a una edad superior?”, se pregunta “nuestra lucha no es por nosotros, sino por ellos, nuestros hijos y nietos. La mejor herencia son unas jubilaciones protegidas en la Constitución, con el IPC real, garantizado por ley, que ningún gobierno pueda cambiar al son que toquen los mercados y las grandes empresas financieras”, afirma el portavoz con rotundidad.

Por último, para la Coordinadora por la Defensa del Sistema Público de Pensiones las medidas más urgentes serían que subieran las pensiones mínimas tanto las contributivas como las no contributivas. “No es de recibo que las personas que hemos luchado por el el actual Estado de Bienestar estemos en estas condiciones”. Asimismo, también reclama “una política de viviendas sociales”, puesto que “en el año 1.995 el 96% de las viviendas eran sociales, bien en propiedad, bien en alquiler, actualmente se ha invertido la proporción y el 5% es vivienda social” También demanda mejoras en la Ley de la Dependiencia y que “de verdad se garantice la redistribución de la riqueza del Estado a todos, con inspectores que controlen la evasión de capitales y la economía sumergida”, concluye Comín.

La pobreza femenina
La brecha salarial también se nota en las pensiones: ellas cobran 687 euros al mes. Además hay que tener en cuenta que el perfil medio de una persona jubilada en Extremadura es la de una mujer de alrededor de 80 años que vive en un entorno rural. “La mujer siempre ha sido la gran perjudicada en nuestro Estado, entre paréntesis, de derecho”, afirma Francisco Javier Comín. “Cuando empieza a trabajar lo primero que miran las empresas es si está en edad fértil, toda la carga familiar recae sobre ellas con sus hijos, familiares enfermos o mayores”, continúa el portavoz de la Coordinadora por la Defensa del Sistema Público de Pensiones “por todo esto, sus sueldos son inferiores a los de los varones. Posteriormente, si han tenido que dejar su puesto de trabajo, al tener cargas familiares, los contratos son más precarios y eventuales”. Una posible solución sería reconocer el “papel de los cuidadores sociales”, apunta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here