shutterstock_127829156

Como grupo minoritario, las personas sordas, a diario, enfrentan obstáculos en una sociedad cuyo diseño no está pensado para todos los ciudadanos. Nos referimos a las ‘barreras de comunicación’ y se definen como aquellos obstáculos que impiden a las personas sordas acceder a la información. Desde la falta de subtítulos, hasta la ausencia de intérpretes en las distintas esferas de la vida pública. Las barreras de comunicación son sutiles, invisibles para el resto; pero muy numerosas y aíslan a las personas sordas.

La Federación Extremeña de Asociaciones de Personas Sordas (FEXAS) es un colectivo que reivindica las capacidades de las personas sordas ante la sociedad. Fundada en el año 2000, atiende y defiende los intereses de las personas sordas y sus familias.

Sus objetivos principales son la supresión de las barreras de comunicación y la atención integral a la persona sorda y su entorno.

“La Federación Extremeña de Asociaciones de Personas Sordas, se creó en el año 2000 con la unión del colectivo de Cáceres y Mérida ante la posibilidad de trabajar a nivel autonómico todas las necesidades de las personas sordas, y conseguir una igualdad en derechos”, explica Leticia Hernández, coordinadora de FEXAS.

A esta lucha se unió la Asociación de Personas Sordas de Badajoz y “empezamos a participar en el Cermi Extremadura y en todos aquellos consejos autonómicos haciendo propuestas para leyes. Hemos conseguido importantes avances principalmente en el reconocimiento de la Lengua de Signos Española como lengua oficial de las personas sordas”, apunta Hernández, sobre un colectivo que ofrece gratuitamente el servicio de intérprete de lengua de signos, entre otras acciones.

Proyectos

sonrisas2015_0

FEXAS es uno de los colectivos que se ha beneficiado de los 113 proyectos de distintas entidades sociales extremeñas que financia la Fundación Bancaria Caja de Extremadura, a través del Programa Sonrisas.

Por un lado, desarrollan el proyecto de Empleo y Personas Sordas, que tiene como finalidad dar respuesta a una necesidad clara de orientación e inserción laboral específica para un colectivo históricamente excluidos del mercado de trabajo y con especiales dificultades de inserción laboral; de forma específica jóvenes y mujeres.

“La mayoría de las personas sordas adultas, como consecuencia del aislamiento histórico al que se han visto sometidas por no poder acceder a la educación, tienen un gran déficit en lectura-comprensiva, escritura, teniendo muchas dificultades a la hora de acceder a la formación; al empleo”, señalan desde FEXAS.

Por otro lado, desarrollan el proyecto de Agente de Dinamización de la Comunidad Sorda (ADECOSOR), que consiste en incorporar esta figura, que actúa dentro de las organización como modelo social y comunicativo para el colectivo de personas sordas.

“Hay que tener en cuenta que el ADECOSOR, no desarrolla su trabajo únicamente dentro de las federaciones y asociaciones, sino que hace de nexo de unión entre éstas y la sociedad. Para ello, el profesional debe contactar con ámbitos donde las personas sordas se integren, con el fin de realizar labores de formación y sensibilización. Se puede afirmar que el trabajo se realiza hacia dentro y hacia fuera. De otro modo sería imposible llegar a una plena integración de las personas sordas, ya que las principales barreras vienen impuestas por el desconocimiento de la población en general, acerca de las características de las personas sordas, por lo que hay que activar actuaciones de cara a la eliminación de esas barreras sociales”, señalan desde el colectivo.

F_Extremadura.-Fondo-blanco

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here