logotipo_aspainca1

47

La asociación de Padres para la Integración en Cáceres (Aspainca) es uno de los colectivos con mayor presencia y más dinámicos de la región. Surgió a finales de 1987 por la iniciativa de un pequeño grupo de padres y madres que acudía con sus hijos e hijas con diversidad funcional a recibir tratamiento rehabilitador en el Centro Base del entonces denominado IMSERSO.

“Con mucho esfuerzo consiguieron poner en funcionamiento la asociación”, explica Julia Trigo, trabajadora social del centro. “Las primeras actividades fueron sencillas: charlas semanales de temas relacionados con la diversidad funcional impartidas por profesionales de diferentes sectores, y asimismo, actividades de divulgación, concienciación y participación ciudadana”.

Casi dos décadas después ese proyecto ha crecido ampliamente y promueve un trabajo multidisciplinar: Atención Temprana, Habilitación Funcional, Centro Ocupacional y Centro Especial de Empleo, “desde los que realizamos intervenciones terapéuticas”, apunta Julia.

Entre los grandes proyectos que acaricia la asociación se encuentra el de abrir un centro de día gracias al convenio de cesión de un local (el antiguo Ateneo) firmado con el Ayuntamiento de Cáceres, que permitirá al colectivo atender a sus 400 usuarios (incluyendo familiares) en un espacio de dos plantas, de 760 metros cuadrados.

Un proyecto necesario (porque la demanda sigue siendo alta y los centros de día son pocos en la capital cacereña) en un nuevo local que albergará el centro ocupacional, aulas de apoyo, se impartirán clases, se celebrarán reuniones y se desarrollarán las terapias para sus usuarios.

De esta forma, el nuevo espacio de la calle San Petersburgo mantendrá atención temprana, terapia, habilitación funcional, centro ocupacional y se ampliará con un centro de día; además de los talleres para asociados, que se cifran en 60, pero en atención directa la asociación presta sus servicios a 400 usuarios. Un proyecto que todavía aguarda financiación para ponerse en marcha.

Exposición-pintura

Proyecto

sonrisas2015_0

Aspainca también ha puesto en marcha otros proyectos menos ambiciosos, pero igual de efectivos y necesarios, como es el caso del denominado ‘Divertirme desde la inclusión’.

Aspainca es uno de los colectivos que se ha beneficiado de los 113 proyectos de distintas entidades sociales extremeñas que financia la Fundación Bancaria Caja de Extremadura, a través del Programa ‘Sonrisas’.

“La finalidad es conseguir la inclusión social de las personas con diversidad funcional intelectual a través del ocio terapéutico, porque resulta un motor integrador y normalizador”, asegura Julia Trigo.

El punto de partida de este proyecto es la consideración de la inclusión, “entendida como medio para establecer relaciones e interacciones con las personas que forman parte del entorno. Y de la normalización; principios básicos para lograr la total incorporación de las personas con diversidad funcional a la sociedad”.

“Este”, añade Julia “es el reto más importante para la sociedad en general y para los profesionales que trabajan en este campo en particular”. Es necesario subrayar que no se crea un “ocio aislado y marginado”, sino que se promueve hacer accesibles para las personas con diversidad funcional intelectual los medios y recursos de que dispone la sociedad para el ocio de la población “normal” y prepararlos para ello.

“En esta situación de experimentar personalmente el ocio normalizado es donde los sujetos interactúan de forma espontánea con las personas de su entorno, consiguiendo de esta manera la normalización tan deseada”, concluye.

F_Extremadura.-Fondo-blanco

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here