Finalizan las obras del Colegio Mayor Francisco de Sande
Fotos Visita Colegio Mayor Francisco De Sande Casa Pereros.

Las obras del colegio mayor Francisco de Sande de Cáceres, en la Casa Pereros en el corazón del casco antiguo, han finalizado. La Diputación Provincial ha subvencionado esta intervención con cuatro millones de euros para rehabilitar el edificio para destinarlo a alojamiento de estudiantes, además de a intercambios y turismo idiomático.

El colegio mayor abrirá sus puertas a los universitarios en el curso 2021/2022, puesto que por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha habido que adaptar los calendarios de apertura. Sin embargo, la idea es que en el verano de 2021 pueda alojar estudiantes de intercambios o de algún curso especializado.

Así lo ha explicado la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, que ha visitado el edificio este miércoles junto al rector de la Universidad de Extremadura (UEx), Antonio Hidalgo, y al diputado de Infraestructuras, L. Fernando García Nicolás y otros miembros del Gobierno provincial.

Todos han recorrido las distintas estancias del edificio, que cuenta ahora con una capacidad de 70 plazas. Además, posee gimnasio, salón de actos y otras zonas comunes. Según la presidenta, gracias a estas obras, “se cumple uno de los compromisos y de las ilusiones” del equipo de Gobierno.

Un total de 3,9 millones de euros se han destinado a esta rehabilitación, con lo que la Diputación vuelve a poner en marcha este Colegio Mayor que, “además de acoger estudiantes, tendrá otros destinos muy interesantes para Cáceres ciudad y provincia, como es el intercambio entre universidades, tanto de profesores como de alumnos y alumnas, o el denominado turismo idiomático”, ha remarcado Cordero.

Por su parte, el rector de la UEx ha expresado su satisfacción por el compromiso y la coordinación entre ambas instituciones. En este sentido, ha señalado en la necesidad de “seguir trabajando conjuntamente para conseguir que esto tenga un beneficio y una utilidad”, no solo durante el curso, sino todo el año.

El nuevo Colegio Mayor Francisco de Sande

Las obras en la Casa Pereros ha significado un remodelación integral del interior del edificio. En la misma, la configuración de espacios es diferente pero siempre respetando los elementos de mayor valor arquitectónico, como el claustro renacentista o la monumental escalera que comunica los distintos niveles del claustro.

En el exterior, se ha puesto en valor el lienzo de la muralla almohade, despojándolo de elementos adosados. Además, el patio central se ha transformado en una zona estancial.

Además, el edificio cuenta con 70 plazas con distribuidas en habitaciones de uso individual con baño propio, la mayor parte de ellas, y otras dobles, tipo apartamento. Cabe destacar que hay también con habitaciones adaptadas a personas con movilidad reducida.

Por otro lado, el salón de actos, que ha sido también remodelado, quitando el forjado que tenía para mostrar lo que en su día fue la antigua capilla, estará disponible para personas o instituciones que quieran realizar conferencias u otros encuentros.

Igualmente, el nuevo edificio es eficiente energéticamente en cuenta a consumo,  climatización, ventilación e iluminación, gestión domótica de las instalaciones para optimizar su funcionamiento y minimizar el consumo de agua.

A su vez, ahora es un edificio inteligente con sistemas domóticos integrados de control y seguridad, y con servicio de voz y datos a los residentes de alta capacidad tanto por cable como inalámbrica. También es un edificio de bajo coste de funcionamiento, no solo en el campo energético sino en lo relativo a gestión y personal.

Historia

La Casa de Pereros, que adquirió la Diputación de Cáceres a principios del siglo XX, estuvo destinado a un colegio de huérfanas hasta los años 80 con la denominación de Colegio de la Inmaculada.

En los años 80 comenzó la reforma de la estructura habitacional del colegio, que acogía a niñas de entre 8 y 18 años. Así, pasó de ser una estructura impersonal de grandes habitaciones colectivas a núcleos de hasta 10 plazas con una zona de estar y baños comunes, para dar la sensación de una vida en familia. Así, se dispusieron nueve núcleos habitacionales distribuidos entre las plantas baja, primera y segunda.

Por último, el edificio se transformó en el colegio mayor Francisco de Sande sin ninguna transformación de su estructura de orfanato moderno. Por esta razón, en los últimos años su configuración a base de habitaciones compartidas y baños colectivos quedó obsoleta, informa la diputación cacereña en nota de prensa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here