El Centro de Mínima Invasión Jesús Usón trabaja para predecir el desarrollo del COVID-19
El CCMIJU de Cáceres desarrolará un proyecto de investigación para paliar los efectos de la Covid-19.

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU)de Cáceres va a pone en marcha durante un año un proyecto de I+D para paliar los efectos de la Covid-19. En este proyecto colaborarán investigadores procedentes del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, de la Universidad de Extremadura (UEx), del Hospital Reina Sofía y del Mount Sinai de Nueva York.

Esta iniciativa investigadora pretende aportar una predicción fiable del desarrollo de la enfermedad a través del estudio de determinadas moléculas relacionadas con los mecanismos de entrada del virus. Además, van a comprobar cómo se alteran en función de la edad y del estado inmunológico del individuo.

El resultado de la caracterización de receptores de SARS-CoV-2 y su correlación con el grado de diferenciación de linfocitos de pacientes podría permitir, mediante un análisis de las células a través del microscopio (citometría), la clasificación de los pacientes.

El proyecto contempla tres fases: la primera definirá un panel de anticuerpos para identificar, por citometría, aquellas poblaciones subcelulares con altos niveles de expresión de ligandos para el virus. La segunda, analizará el panel de marcadores ya definido, y la tercera permitirá establecer grupos de pacientes según el estadio de la enfermedad y predecir la evolución de los diagnosticados.

Esta inciativa se podrá llevar a cabo gracias a un convenio de colaboración que se ha firmado este lunes en la capital cacereña entre el Banco Santander y el Centro de Investigación de Mínima Invasión. El documento ha sido rubricado por el director gerente del CCMIJU, Luis Casas, y el director territorial de Banco Santander, Justiniano Cortés, en presencia del consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital, Rafael España.

El estudio Alsa-Santander lleva por título ‘Análisis de ligados para SARS-CoV-2 en subpoblaciones linfocitarias con aplicación para el estadiaje de la enfermedad y la estratificación de pacientes’. La financiación concedida por la entidad financiera es de 61.710 euros que que se emplearán en a la compra del material sanitario y a la investigación y colaboración con distintas instituciones frente al coronavirus.

Motor de cambio social

El consejero Rafael España ha señalado que desde la Junta de Extremadura y sus centros dependientes (SECTI) se apuesta por la I+D+i como “motor de cambio social y modernización de la región financiando la excelencia y la competitividad investigadora; la consolidación del personal dedicado a la investigación, la potenciación y de infraestructuras eficientes”, informa la Junta de Extremadura en nota de prensa.

De igual modo, ha agregado que el protagonismo público de la I+D en un contexto regional con tejido productivo fragmentado y ausencia de grandes compañías y sectores específicos generadores de alta actividad de I+D, tiene la finalidad de impulsar la cooperación con el sector privado, que en el caso del CMMIJU es una de sus principales líneas de actuación.

Por su parte, Justiniano Cortés ha señalado que desde que comenzó la crisis sanitaria, Banco Santander ha querido ser “parte de la solución”, tanto en la emergencia sanitaria como en la crisis socio-económica derivada de ella. “Una vez más queremos mostrar nuestro compromiso con la sociedad y, por supuesto, con Extremadura, apostando por la investigación y colaborando con este proyecto que sin duda tendrá un impacto positivo en todos nosotros”, ha finalizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here