La bruja Circe

En mi opinión, muy a menudo, desatendemos una tarea primordial que nos corresponde y afecta, única y exclusivamente, a nosotros mismos: Cuidarnos.

“Cuídate”, decimos esa frase se ha convertido en una forma de despedida cordial, cariñosa, cargada de buenas intenciones y verdaderas, pero, aunque me parece que hoy ha perdido la intención inicial y se ha quedado a la altura de cualquier otra despedida de compromiso

Si lo decimos con consciencia Cuídate, quiere decir que entendemos y reconocemos que es bueno cuidarse, y queremos que el otro se cuide.

El vínculo que tenemos con nosotros mismo, en la atención, en el cuidado, en mimar la relación, en la comprensión, en no juzgarnos duramente y eso no es egocentrismo. Todos los humanos somos víctimas de una falta de educación para el acto de vivir, el sentimiento de culpa y los chantajes emocionales nos coartan, nos exigimos la perfección.

Vivimos infancia como buenamente podemos hasta que llega un momento de crecer. Que vemos o sentimos que no somos como queremos ser, que hay demasiados fallos, insatisfacciones que ser así no nos hace felices. No nos sentimos a gusto con nuestra propia vida y es entonces cuando exploramos territorios personales que han estado prohibidos.

Muchas veces vamos pasando con más buena voluntad que conocimientos. El pasado no es culpable, no siempre son responsables los otros, ni siquiera nosotros mismos, hacemos lo que podemos en cada momento y aprendemos a caminar caminando. No se trata de cambiar, no se trata de añadir algo a quien somos, ni de quitar una cosa para poner otra cosa en su sitio, descubramos las cosas que no lo hacemos por nuestra propia voluntad, que forman parte de algo que nos inculcaron y Se trata de hacerse preguntas profundas que requieren respuestas verdaderas.

Cuídate. Date tiempo, cuida tu Amor Propio No te juzgues ni tengas contigo misma una relación de enemistad. Nada de menosprecios, ni zancadillas, tú sabes, tú puedes, tú vales. Ve contigo de la mano, agradecido a tu yo que ha traído hasta hoy.

Nadie es perfecto, ni lo sabe todo, ni es responsable de todo.

Cuídate date tiempo y paciencia porque tú, lo mereces.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here