La bruja Circe

A vueltas con las olas de la pandemia, una y otra vez tropezamos en la misma piedra, escucho que hoy cierran la entrada a vuelos de varios países africanos.

¿No es eso cerrar la jaula cuando el pájaro ya ha volado? En mi opinión hace ya días que está en Europa y en España, aunque todas las medidas ayudan hay que ser rápido al enfrentarse con esta situación. Sentimos que el virus nos ha robado nuestra tranquilidad y forma de vida y culpamos a las autoridades sin tomar la parte de la responsabilidad que nos toca. Cuando nos referimos al robo, en general hablamos de la deprecación, de privar a personas de forma injusta de cosas que tienen derecho a disfrutar en este caso la salud, olvidamos que para el virus es una necesidad, los virus son organismos ni vivos ni lo contrario que buscan nuestra células para perpetuarse, por su comportamiento algunos dicen que los humanos somos un virus para la tierra.

Somos nosotros los que hemos propiciado y propiciamos la transmisión, no subimos a las ramas por quedarnos en casa o por no poder estar cuatro en la habitación de un enfermo.

Nos subimos por las paredes por las medidas de protección, sin darnos cuenta que este virus está cambiando nuestra forma de vida y quizás esto sea solo preámbulo de un cambio de paradigma.

Cada civilización humana ha sido cíclica y más cada especie dominante ha crecido vencido y ha sido desplazada por otra. De modo que nada de echarnos a dormir. El echar el ascua a nuestra sardina, solo va a enfrentarnos y hacernos más débiles.

Hemos de aprender a cuidarnos y a cuidar a los demás, mente de lo que pensemos, mantengamos el cuidado y el respeto, la desobediencia de las normas, no es más que una pataleta de niño pequeño. Que no creas una cosa o la creas da igual, no variará nada en un sentido ni en el otro. No somos los únicos seres del universo y las cosas no mejorarán porque le hagamos una pataleta a nuestro padre o a nuestros gobernantes.

Mi consejo es actuar en conciencia peto con el más escrupuloso respeto por el albedrío de los a demás.

Cuídate mucho, porque nada de esto ha acabado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí