apego

La bruja Circe

La vida es frágil y preciosa como una flor de cristal, por eso ser conscientes de el valor de cada uno de sus momentos es imprescindible y para eso hemos de aprender a cambiar y el desapego.

El apego nos lleva al aferrarnos, a creernos dueños de las personas, de los grupos de trabajo, de los amigos, de los hijos, de la pareja, hasta de los lugares por donde andamos. Así funciona nuestra mente.

El apego genera celos, agresiones a los demás por creer que nos van a quitar lo que sentimos nuestro y nada es nuestro, ni siquiera somos dueños de nuestro cuerpo, porque hemos de dejarlo atrás cuando partimos.

¿Qué sentido tiene que nos aferremos a algo que estamos seguros que se va a ir? Sufrimos las ausencias, las pérdidas de amor, el fin de un matrimonio, se sufre por años perdidos, pero no son perdidos son usados en vivir y en compartir, si ya se terminó pasa página.

Ya se que no es fácil aceptar que las personas tienen derecho a cambiar de opinión. Como a nosotros mismos. Escucho a un niño muy pequeño decir a su mamá con la boca llena “A mi antes no me gustaba la pizza, y ahora me encanta” a lo mejor era un bebé y tomaba biberón, así cambia la vida del principio a fin.

Que una persona cosa o circunstancia se cruce en nuestra vida no nos condena a cadena perpetua.

El apego es la principal fuente de sufrimiento, por eso vivir la vida hoy, como inversión de presente, crear la relación cada día, crecer en nuestro trabajo, cultivar la amistad es cosa de todos los días, no vale el poner buena fama y echarse a dormir. Hay que cultivar la vida y aprender a despedirnos conservando las buenas experiencias y los buenos recuerdos. Feliz día, bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here