Vara podría solicitar un adelanto a la Fase 2 de la desescalada la próxima semana
Vara, en la rueda de prensa tras la videoconferencia.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha adelantado que es “probable” que a lo largo de la semana que viene la comunidad solicite que los pueblos donde no haya habido ningún caso de coronavirus, puedan también beneficiarse de “un adelanto” de la fase siguiente en la desescalada (que sería la Fase 2).

De todas maneras, ha dejado claro que él otorga una “extraordinaria importancia” a mantener los niveles de movilidad que “en estos momentos hay” porque el COVID-19 “ni mucho menos está vencido”. Además considera que “la vuelta a la normalidad debe seguir haciéndose poquito a poco, de manera gradual y escalonada”.

Vara ha realizado estas declaraciones no sin antes recordar que este pasado miércoles la Junta de Extremadura presentó ante el Ministerio de Sanidad la solicitud del paso de la comunidad a la Fase 1 de la desescalada. Este hecho se produjo después de “hablarlo” con patronal y sindicatos, así como con el conjunto de fuerzas políticas en la Asamblea”.

Así, durante su participación este jueves en un encuentro digital de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) sobre efectos y medidas económicas ante el COVID-19 en Extremadura, Vara insistido en que Extremadura va a tratar de ir avanzando en el desescalada “de forma prudente”. De todos modos, continúa con su idea “desde el principio” de que las dos provincias (Badajoz y Cáceres) lo hagan “juntas”, toda vez que “lo contrario hubiera sido muy complicado de manejar” y además “los datos animan a hacerlo”.

“Tenemos que hacerlo (avanzar en la desescalada en Extremadura) de manera prudente pero apelando mucho a la responsabilidad individual”, ha afirmado el presidente extremeño. En este sentido, ha añadido que espera que “si todo va bien”, cuando llegue la Fase 3 de la desescalada entre el 9 y el 24 de junio, “se pueda completar la desescalada con normalidad, se pueda abrir ya la frontera con Portugal” para afrontar el verano “con mayor nivel de normalidad”.

Ha reconocido también que “siempre” se mantendrá la “incógnita” de si la sociedad va a salir igual o no de la crisis del COVID-19, en cuanto a los hábitos o no de convivencia.

“Nadie está en condiciones en este momento excepto los sociólogos en poder afirmar si realmente va a ser de una manera o otra, pero para mí tiene una enorme importancia de cara al segundo semestre que retomemos nuestra manera de vivir o introduzcamos elementos de cambio, en cuyo caso introduce también interrogantes en la manera que se va a producir nuestra organización social”, ha detallado.

Por todo esto,  Vara ha insistido en la “extraordinaria importancia” que tendrá lugar el próximo lunes, en la Fase 1 de la desescalada, “a la responsabilidad individual” porque “hasta ahora con una directriz de confinamiento total de la población el control era razonablemente posible” pero “a partir del lunes empiezan a cruzarse circunstancias que van a hacer difícil el control colectivo”.

“Va a haber mucha gente que vive en un sitio pero trabaja en otra”, ha citado como ejemplo Vara, quien ha insistido en apelar a la responsabilidad individual porque “lo contrario va a ser muy difícil de controlar”, ya que “no habría Guardia Civil ni Policía suficiente como para poner uno detrás de cada ciudadano”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here