El alijo. Víctor M. Jiménez.

El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

1

Han interceptado otro alijo de sueños en la aduana.
El camello que lo llevaba oculto en sus intestinos no pudo evitar una mueca burlona al ver la cara avinagrada de los policías.

Escasean los profesionales del trapicheo en el bulevar donde habitan los versos que inflaban las velas. No es oficio bien pagado.

2

Las autoridades rellenan cohetes con la mercancía decomisada.

En los días de fiesta, el colorido de los fuegos artificiales moldea la sonrisa de esos idiotas que al hecho de respirar lo llaman vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here