IMG_2806

En Cáceres (y Garrovillas) ya hay multas por protestar, o por intentar grabar la sesión plenaria.

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, se ha defendido de las acusaciones que la oposición ha vertido sobre ella, criticándola por aplicar la Ley Mordaza (después que dos jóvenes hayan sido sancionados con 600 euros por protestar en un Pleno municipal), y ha asegurado que “yo no he denunciado a nadie” y que la policía local “ha cumplido con su obligación”.

Nevado se ha referido a este tema, después de que (en el apartado de ruegos y preguntas de la última sesión plenaria) un joven, Pedro Cordero, haya informado a los grupos municipales de que él y su compañera (Alicia Gómez), de Campamento Dignidad, hayan sido sancionados con 601 euros cada uno por una infracción grave contra el artículo 36.1 de la Ley 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Cabe recordar que en el último pleno del año (el 16 de diciembre de 2015) los integrantes de ‘Encierro Dignidad’ asistieron, aprovechando que en el orden del día se debatía una moción presentada de forma conjunta entre el PSOE y CáceresTú, para exigir al Ayuntamiento que convocase todas las plazas del Plan de Empleo Social puesto en marcha por la Junta de Extremadura.

Dos jóvenes han sido sancionados con 600 euros cada uno por insultar a Nevado

El tono de las protestas se fue elevando, sobre todo cuando la moción no salió adelante, y Nevado ordenó a la policía local que desalojase a los manifestantes e identificase a los autores que profirieron insultos a los concejales. Entre ellos, según se recoge en el acta policial, se dirigieron insultos a la regidora cacereña como “hija de puta”.

Cordero ha criticado que Nevado “aplique la Ley Mordaza sin rubor” y que dijera “que no iba a haber represalias” por su intervención en el Pleno, pese a que los dos universitarios han recibido una multa económica a la que deben hacer frente por “perturbar la seguridad pública”.

En este sentido, Nevado ha aclarado que “yo no he tramitado ninguna denuncia” y que, en cualquier caso, la policía local “ha cumplido con su obligación”.

Además, Nevado se ha dirigido al estudiante universitario para asegurarle que, de haberle proferido esos insultos en la calle, “me hubiera ido a los juzgados a denunciar”.

“Mi madre es una santa y mi padre también”, ha espetado Nevado, “y por respeto a mi familia me hubiera ido a los juzgados si usted me dice eso en la calle”, ha zanjado la alcaldesa.

E. Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here