Menina, soy una puta obra de Velázquez

Menina, soy una puta obra de Velázquez, todo un alegato contra el acoso escolar y a favor de la diversidad de los cuerpos, es la segunda de las coproducciones que el Festival de Teatro Clásico de Cáceres estrena en su 33 edición. La producción ha corrido a cargo de  la productora extremeña Proyecto Cultura y se estrenará este miércoles en la plaza de San Jorge a las 22:30. 

Esta mañana ha tenido lugar la presentación a medios del espectáculo, que ha contado con la presencia de Silvia González Silvia González, directora del Gran Teatro de Cáceres, Marta Moreno, productora de Proyecto Cultura, Nuqui Fernández, protagonista de la obra y Pedro Luis Bellot, uno de los autores este último asume la dirección de la obra, junto a J. P. Cañamero, Sergio Adillo.

El montaje plantea, a través del monólogo de una joven, interpretada por Nuqui Fernández, «la gran cómica de Extremadura», en palabras de Silvia González, directora del Gran Teatro de Cáceres, que «debido a su obesidad, sufre las burlas de los demás en una escuela de arte, donde le ponen el mote de ‘menina’, en alusión al cuadro Las meninas de Velázquez», informa la organización en nota de prensa.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Gran Teatro CC Oficial (@gran_teatro_cc_oficial)

Se trata de una obra tragicómica, que viaja desde el desde el Siglo de Oro hasta el  a través del personaje femenino que pintó el artista sevillano y en el de quien sufre bullying. «Este personaje se rebela y reivindica su propia identidad por encima de los cánones de belleza que establecen quienes atacan a los más débiles dentro de cualquier ámbito», continúa la nota. En este sentido, su director y uno de los autores, Pedro Luis Bellot, ha declarado que «la conexión de la época contemporánea es, precisamente, el cuerpo amplio de Las Meninas, mujeres con caderas grandes», además, «en el cuadro aparece reflejada la belleza de Margarita en contraste con la fealdad de Mari Bárbola». 

Menina, soy una puta obra de Velázquez es el segundo montaje de Proyecto Cultura, tras la exitosa Conquistadores, que aún mantienen en cartel

La maldad del ser humano

En escena, la protagonista realiza un recorrido por su vida, cuando siendo una «niña de 6 años un compañero comenzó a llamarla gorda». Después, «recuerda su comunión, donde no pudo usar el vestido de su hermana; el instituto, donde adquirió nuevos superlativos y calificativos (ella se quedó con el que le pusieron en clase de Historia del Arte: ‘menina’) y la universidad, donde quedó como “a gorda del grupo’2, explica la nota de prensa.

“Es un personaje que lo siento muy mío, que está pegado a mi piel, a mis emociones, y cualquier persona que lo vea se va a sentir identificada con él, porque el bullying es universal. Todo el mundo lo sufre o lo genera”, ha declarado Nuqui Fernández sobre su papel.

Por su parte, sus autores describen este montaje como «una tragicomedia con un lenguaje contemporáneo” que habla del “acoso, del insulto, de las vejaciones o la marginación realizada por la sociedad hacia determinadas personas por razones generalmente relacionadas con el aspecto físico, aunque no solamente”.

“Esta menina nos mira a los ojos y nos señala con el dedo para mostrarnos la maldad del ser humano, de ayer y de hoy. Pero también habla de empoderamiento, de superación, de poner en valor lo diferente”.

A juicio de Pedro Luis López Bellot Menina, soy una puta obra de Velázquez fusiona la palabra, la interpretación, la pintura, la belleza con la escenografía, el espacio sonoro, la iluminación. Es un espectáculo total, muy rompedor”.

Las entradas pueden comprarse en la taquilla del Gran Teatro y a través de la web www.granteatrocc.com.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí