Captura-de-pantalla-2014-12-19-a-la(s)-12.39.17

Cinco grupos inversores se han interesado por la compra de inmuebles de la administración regional, entre ellos el de los servicios territoriales del SEPAD en Hernán Cortés. Mientras, la venta del edificio Múltiples se atasca y ya está casi descartada.

Con el adelanto de que Extremadura incumplirá previsiblemente el objetivo de déficit en un 0,5 por ciento, se hace más necesario que nunca buscar liquidez. Una de las apuestas del presidente de la Junta, José Antonio Monago, fue la de poner a la venta, en mayo de 2012, edificios de titularidad regional,  algunos auténticos colosos como el III Milenio de Mérida, tasado en 90 millones de euros, el Múltiples en Cáceres por 25 millones o la recién adjudicada Oficina de Extremadura en Lisboa por dos millones de euros.

Desde la consejería de Hacienda y Administración Pública aseguran que hay cinco grupos inversores interesados en su compra y que la salida a subasta de los mismos podría ser “inminente”. Esta reactivación de una venta que ha estado parada más de dos años se debe, apuntan las mismas fuentes, a que con los nuevos tipos de intereses del Banco Central Europeo (BCE) a las entidades financieras no les interesa depositar ahí su dinero y quieren invertir.

Estos grupos, aseguran desde Hacienda, tienen “prisa por comprar” pero la Junta “no está dispuesto a vender a cualquier precio” y ha indicado que no se producirá ninguna venta a la baja y han recordado que en el caso de los edificios que se encuentran ocupados se emplearía la fórmula de lease-back. Consiste en la venta del edificio a una agencia de leasing con la que inmediatamente después se suscribe un contrato de arrendamiento financiero, para que los funcionarios sigan ocupando esos edificios.

Este sería el caso del edificio de servicios Múltiples, pero su venta ya está prácticamente descartada por la serie de cargas que presenta el edificio como son que comparta titularidad con la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, así como por sus dimensiones, construido sobre 1.576 metros en 1976, y por su coste de 25 millones de euros.

El terreno fue cedido por el ayuntamiento a la Junta cuando era alcalde Alfonso Díaz de Bustamante. Costó 109,7 millones de las antiguas pesetas y fue diseñado por los arquitectos Juan Armando González Cabezas y Tomás Civantos Hernández, de la empresa Huarte y Compañía SA. Fue una obra de envergadura, con ocho plantas, un sótano y un semisótano.

A esta lista se suman otros como el antiguo edificio administrativo de la calle Almendralejo en Mérida, o el del Servicio Provincial del SEXPE en la avenida de la República Dominicana en Badajoz.

Pero estos son tan sólo algunos de los ejemplos de los edificios cuya venta se ha publicitado en prensa. Desde la Junta de Extremadura aseguran que escucharían ofertas sobre cualquiera de los edificios públicos de la administración regional, siempre y cuando se respete las condiciones de los inmuebles que están ocupados por trabajadores y las ofertas no sean a la baja. De esta forma se podrían vender edificios como el de Morerías en Mérida o el Palacio de Godoy en Cáceres.

El Palacio de Godoy del siglo XVI, con un magnífico balcón de esquina realizado por Pedro de Marquina en 1563, lleva años cerrado deteriorándose. Fue sede de la Delegación Provincial de Educación y aunque se habló de que se convertiría en la nueva sede del Conservatorio Oficial de Música de Cáceres, esa idea fue descartada.

Otro de los edificios cerrados en la ciudad es el antiguo edificio de atención a la drogodependencia del SEPAD en la calle Reyes Huertas, 9, que fue cedido en noviembre del año pasado a la Orden Franciscana de los Hermanos de la Cruz Blanca, con el fin de que trasladasen ahí su residencia situada en la parte antigua, pero, de momento, la falta de recursos para la rehabilitación del edificio lo mantienen sin uso.

Otras instituciones se han lanzado en la ciudad a la venta de sus edificios como es el caso del Ministerio de Defensa con el cuartel Santa Isabel, pero en esa ocasión además de por falta de ofertas económicas e inversores interesados también se cruzó por medio las reivindicaciones de la administración local y la sociedad para conservar su patrimonio.

Hágase con una casa presidencial

Captura-de-pantalla-2014-12-18-a-la(s)-11.54.15

Se vende residencia en Mérida de 600 metros cuadrados útiles en tres plantas más semisótano, más un jardín de 1.500 metros cuadrados con piscina con un precio de salida de unos dos millones de euros. Este es el anuncio ya conocido que hizo el presidente Monago de la venta de la Residencia Oficial de los Presidentes extremeños que fue adquirida el 10 de agosto del año 1983 por 40 millones de las antiguas pesetas.

Mientras que Monago asegura que la venta sigue adelante el alcalde de Mérida, Pedro Acedo, tras una reunión con el presidente autonómico, manifestó que el proceso se encuentra “paralizado y congelado” pero que presentarán un proyecto para poner una parte a disposición de los ciudadanos, por lo que estaremos un largo tiempo con el cartel de se vende.

Isabel Valdés / 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here