Captura-de-pantalla-2015-04-06-a-la(s)-13.58.46

Medico-Avp

Laura Bravo Rodríguez, enfermera. Hospital Virgen de Guadalupe Cáceres.

Se formó en la Escuela de Enfermería de Cáceres y ha realizado prácticas en el Hospital San Pedro de Alcántara, el Virgen de la Montaña y el Centro de Salud de Aldea Moret. Desde marzo de 2008 forma parte del equipo de enfermería del Hospital Virgen de Guadalupe de IdcSalud.

¿Qué papel desempeña la enfermería en el Hospital Virgen de Guadalupe?
Nuestro centro, es un Hospital médico-quirúrgico, eso implica que atendemos distintos tipos de pacientes según su patología, las enfermeras rotamos por varios servicios entre los cuales se encuentran urgencias, quirófano y hospitalización, siendo éste último donde se centra la mayor parte de nuestro trabajo ya que es el que más demanda nos produce. En planta de hospitalización podríamos diferenciar dos sectores: pacientes que ingresan desde el servicio de urgencias, la mayor parte ingresarán a cargo de Medicina Interna, y pacientes programados, habitualmente quirúrgicos. Llevamos a cabo cuidados asistenciales diarios tales como poner medicación, realizar curas, electrocardiogramas.. así como una escucha activa y cercana del paciente preocupándonos por sus necesidades. Dada esta variedad de pacientes, en este Hospital es donde más he aprendido a ejercer y progresar en mi profesión.

¿Cuáles son las patologías más comunes con las que tratas día a día?
En medicina interna, sobre todo las que tienen que ver con enfermedades cardiacas y respiratorias. Son las que más afectan a la población. Y después los enfermos oncológicos. En cualquier caso, dentro de la relación enfermera-paciente la comunicación es uno de los factores clave a la hora de prestar unos cuidados integrales y de calidad.

¿Qué importancia tiene la empatía en la profesión de enfermería?
La empatía es absolutamente necesaria, porque permite sentir la experiencia del paciente (y sus familiares) sin perder la capacidad para evaluar objetivamente los estados mentales. En este sentido, creo sinceramente que en la medicina privada la atención al paciente es más cercana, más personal. Los pacientes no son un número; tienen nombre y apellidos.

Con los pacientes de oncología hay que tener más empatía que con el resto

¿Cuáles son los enfermos donde más carga emocional existe?
En los pacientes de oncología, sin duda. La comunicación cobra aún más valor con estos pacientes, ya que es la mejor manera de acercarnos a la persona para conocer cómo se encuentra, qué le inquieta o cómo podemos ayudarle.

¿Cómo afecta a la profesión el decreto ley del Gobierno sobre la prescripción? (En concreto, estos profesionales dejarán de usar e indicar determinados fármacos sin la previa prescripción de un médico, por lo que el mencionado decreto resta competencias a los enfermeros).
Nos cohíbe, ciertamente, porque en urgencias realizamos muchas curas, que siempre han estado a cargo de enfermería. Y es ahí donde utilizamos pomadas con medicamentos, etc. Al ser curas diarias, vamos cambiando según vemos la evolución del paciente, pero ahora tenemos que acudir al médico que esté de guardia para administrar medicación.
En hospitalización no nos afecta, porque no pautamos la medicación. Administramos lo que nos pauta el médico especialista.

En urgencias entonces sí que se ralentiza el trabajo…
Sí, se ralentiza. Ahora, de momento, todavía no nos ponen pegas, pero habrá que esperar a saber cómo se desarrolla esta nueva situación.

¿Te muestras contraria al decreto?
Sí. Sobre todo porque en el tema de curas siempre ha sido un campo de la enfermería. Porque los médicos no observan la evolución de una herida. Lo bueno que tiene la enfermería es que observas la evolución del paciente en cada momento. Y por lo tanto estamos más cualificados como profesionales para administrar lo que consideramos más necesario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here