La ruta de la guerra

La bruja Circe

Se nos hace mucho porque nuestra vivencia individual es corta, a mucho tirar 100 años y eso en casos muy excepcionales pero no hace tanto en tiempo de ADN.

Los conflictos actuales no son nuevos, el afán invasor e imperialista de los pueblos esteparios, todos nosotros por cierto que somos sus descendientes, nos llega que sepamos desde hace más de 5.000 años, grupos de pastores a lomos de caballos se lanzaron desde las estepas del este de Europa a la conquista del resto del continente, mataron a la gran mayoría de los varones y tuvieron descendientes con las mujeres, llegaron hasta la península ibérica y esas crónicas están inscritas en tu ADN. En ese rincón de Europa ha crecido el fermento de miles de guerras más o menos grandes y se fraguaron las dos guerras mundiales.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de UNICEF España (@unicef_es)

Pero mucho antes aún cuando el hombre no tenía la osadía de denominarse sapiens el hombre llegó a Asia y desde allí invadió Europa, en una y otra oleada repetitiva de invasiones. Pero en esos miles de años no hemos aprendido nada, volvemos los humanos a destruir y pisotear a otros humanos. No hay excusa, no hay razones, para una guerra, me llena de pena y de temor esta guerra otra vez, en el mismo fermento y el mismo lugar. Estirándose y expandiendo su eco por el mundo. Yo digo no a la guerra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí