La primera fase de rehabilitación de la muralla estará lista para finales de año
La rehabilitación de la muralla de Cáceres continúa en tiempo y forma. Archivo.

El concejal de Urbanismo de Cáceres, José Ramón Bello, ha adelantado que la primera fase de rehabilitación de la muralla de la ciudad avanza en los plazos señalados, por lo que el las obras finalizarán antes de final de año. Cabe recordar que comenzó en septiembre y que se ha visto afectada por el estado de alarma y los problemas en el suministro de material.

Sin embargo, la rehabilitación de la muralla ya ha entrado en la fase de entrega del modificado de fin de obra en el que se aprovechan esas partidas de dinero no adjudicadas para hacer mejoras en los edificios, según ha indicado el concejal. Además, ha remarcado que “hoy por hoy, tanto en la Torre del Río como en la de Hernando de Pizarro se van cumpliendo los plazos”.

Hay que mencionar que una vez terminada la intervención en el Baluarte de los Pozos, desde el pasado mes de septiembre los trabajos están centrados en el lienzo de la zona del jardín de la Judería, en concreto, entre la torre de Hernando Pizarro y la Torre del Río. Según los tiempos que se manejan, está previsto que el último tramo de esta primera fase sea la zona del Arco del Cristo.

Cabe aclarar que la primera fase de rehabilitación cuenta con un presupuesto de un millón de euros, que ha sido financiado con cargo al 1,5% cultural del Ministerio de Fomento, que ha aportado 700.000 euros del total, junto a los 300.000 euros del Ayuntamiento y la Junta de Extremadura.

Segunda fase

El Ayuntamiento de Cáceres ya ha solicitado al Gobierno financiación para la segunda fase de rehabilitación. La misma corresponde a intervenciones en la Torre Mochada, en la Torre del Horno, y que incluirá obras también en la Torre Redonda y la Torre del Aver. El proyecto presentado ya ha sido preseleccionado por el ministerio, y alcanzaría una financiación de 1,2 millones de euros, en caso de ser concedido.

Se calcula que la intervención global en todo el lienzo de la muralla, que alcanza un perímetro de 1.174 metros, podría llegar a los 10 millones de euros. No obstante, muchos de los tramos del la construcción han desaparecido por una ordenanza del siglo XIX que permitió destruir los muros para que las viviendas anexas ganaran metros.

Por el momento, para recuperar este monumento, muy deteriorado en muchos de sus tramos, se ha intervenido en el lienzo de San Marquino, concretamente en la cisterna de San Roque y el Baluarte de los Pozos, y ahora los trabajos se centran en Olivar de la Judería por un lado y hasta el Arco del Cristo por otro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here