La iglesia de San Francisco Javier (Preciosa Sangre) de Cáceres, acogerá del 4 al 6 de diciembre la XII Feria Solidaria del Dulce Conventual y Navideño. La cita tendrá un horario ininterrumpido de 11:00 a 20:00 horas, para comprar unas 50 variedades de 11 conventos.

Los conventos participantes en esta nueva edición son Santo Domingo El Antiguo, de Toledo; Real Monasterio de Santa Ana, de Badajoz; Purísima Concepción, de Osuna (Sevilla); Nuestra Señora de los Ángeles, de Constantina (Sevilla); Santa Clara, de Llerena; Purísima Concepción, de Siruela; Madre de Dios, de Coria; La Encarnación, de Plasencia; Nuestra Señora de la Salud, de Garrovillas; San Francisco El Real, de Trujillo; y Las Jerónimas, de Cáceres.

El público podrá escoger entre una tonelada de manjares elaborados de forma artesanal en los obradores de las hermanas de los conventos. Estos dulces tienen un valor que supera los 10.000 euros. Así, durante estos tres días la ciudadanía cacereña y visitantes podrán degustar recetas que mantienen una tradición de siglos a unos precios que oscilan entre los 5 y los 10 euros.

Esta cita está organizada por la Institución Ferial de Cáceres (Ifeca) con el patrocinio de Cajalmendralejo, no pudo celebrarse debido a la pandemia. No obstante, en esta edición continuarán algunas medidas sanitarias para poder realizar esta feria del dulce conventual con seguridad, como el uso de la mascarilla o mantener la distancia de seguridad.

La concejala de Ifeca, María Ángeles Costa, ha querido mostrar su agradecimiento a todas las empresas que colaboran con esta cita que comenzó a celebrarse en 2009. En esta ocasión también se volverá a contar con el apoyo del grupo scout Al-Kazires, cuyos miembros venderán los dulces durante los tres días de la feria en una colaboración desinteresada.

Por su lado, el delegado de negocios de Cajalmendralejo, Pedro Manuel Arroyo, ha indicado que esta feria se ha convertido en el referente que marca el inicio de la Navidad en Cáceres.

«Tiene un marcado carácter solidario, ayudando al sostenimiento de las comunidades religiosas y porque la feria revierte sus beneficios en entidades sin ánimo de lucro que llevan a cabo una labor importante, y por ello no podíamos dejar de colaborar un año más con esta feria», ha declarado.

Ginés Rubio, ecónomo de la Diócesis de Coria Cáceres, por su parte, ha recordado que la cita es ya «una tradición en Cáceres».  Se trata de una actividad más a la ciudad en estos días festivos, sin olvidar el aspecto solidario cuyos beneficios se destinan a instituciones que trabajan a nivel social desde la Diócesis de Coria-Cáceres.

 
FuenteAvuelapluma/Europa Press

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí